ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un forense del 'crimen de Alcàsser': «Había dos pelos más que no eran de Anglés y Ricart»

Luis Frontela es un prestigioso profesional que lleva décadas resolviendo algunos de los casos más mediáticos de nuestro país
Desirée, Miriam y Antonia, las tres niñas fueron asesinadas en 1992 | Cedida

 

¿Podrían no ser Miguel Ricart y Antonio Anglés los únicos implicados en el 'crimen de Alcàsser'? Es una teoría que han planteado más de una vez algún medio de comunicación e investigadores y que ahora podría coger fuerza gracias al testimonio de Luis Frontela, un reconocido forense que participó en el análisis de los restos biológicos encontrados durante la investigación. 


  • ATENCIÓN: Nuevo servicio de España Diario a sus lectores. Ahora te enviamos las noticias de tu provincia o ciudad, totalmente gratis al móvil. ¡Haz clic aquí y pruébalo!

 

El prestigioso, y a la vez controvertido, experto en medicina legal ha participado en algunos de los casos más mediáticos de nuestro país en el los últimos 50 años. Además de en el asesinato de las tres jóvenes valencianas, su papel fue clave en asesinatos cómo el de la joven Sandra Palo o para analizar una de las víctimas de 'El Arropiero', el mayor asesino en serie de nuestro país. 

En una conversación mantenida con 'El Español', Frontela aporta nuevos datos sobre el asesinato de Desirée, Miriam y Antonia el año 1992. Así, pues , explica que analizó varios pelos durante su trabajo forense y que era evidente que alguno de ellos «no eran pelos de los dos hombres a los que inculparon».

Un encargo directo del secretario de estado de Seguridad, Rafael Vera

La desaparición y posterior hallazgo de los cadáveres de las tres adolescentes de Alcàsser fue uno de los casos que mantuvo más en vilo a la sociedad española de los años noventa. Las tres amigas tuvieron la mala suerte de topar con Ricart y Anglés la noche del 13 de noviembre de 1992 cuando hacían autoestop para ir de fiesta al pueblo vecino de Catarroja. 

Ese sería el último día que se las vería con vida. Después de más de dos meses de incertidumbre, fueron dos apicultores los que encontraron sus cuerpos, desmembrados, en una zona de montaña.

Hasta ahora Antonio Anglés y Miguel Ricart son los dos únicos inculpados en el 'crímen de Alcàsser' | Cedida

 

Ante el revuelo que había provocado el caso, el entonces secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, decidió hacer partícipe de la investigación a uno de los mejores profesionales forenses del país, Luis Frontela.  «Luis, te necesitamos, súbete al primer avión y vente a Valencia», cuenta él mismo que le dijo el político socialista.

¿Pudieron quedarse pruebas sin analizar? 

Uno de los objetos que pudo analizar fue la alfombra donde aparecieron los restos de las tres jóvenes valencianas. De allí pudo extraer cuatro pelos que fueron clave en la investigación. Dos de ellos, asegura sin ninguna duda, pertenecían uno a Antonio Anglés y otro a Miguel Ricart. Lamenta, pero, no haber podido hacer un trabajo «más exhaustivo del cabello». 

En sus declaraciones, relata que desde la Comandancia de la Guardia Civil le exigieron que «entregase esas muestras». Afirma no saber que se hicieron con estos restos pero para él es «evidente» que los otros dos cabellos que encontró no eran «de los dos hombres a los que inculparon».