Acusan a Luis Rubiales, presidente de la RFEF, de lesionar a la arquitecta que reformó su casa

La Fiscalía pide una multa de 2.400 € y 21.000 € en indemnización por las secuelas causadas
Luis Rubiales, presidente de la RFEF, acusado de un delito de lesiones sobre una mujer | España Diario

La Fiscalía Provincial de Valencia pide multar al presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, al que acusa de lesionar a la arquitecta que reformó su casa de Valencia y con la que tenía desavenencias previas que no habían quedado resueltas. Así mismo, le reclama una indemnización de 21.000 euros.

Así se desprende del escrito fiscal –en el que se pide la apertura de juicio–, consultado por Europa Press, en el que el ministerio público acusa al presidente de la Federación de un delito de lesiones por el que le pide una multa de 2.400 euros y 21.000 euros de indemnización por las secuelas que causó en la víctima.

Rubiales zarandeó y empujó a la mujer

Ambos mantuvieron un contencioso a raíz de una denuncia que la mujer presentó contra Rubiales por haber querido pagarle obras en su domicilio en la capital valenciana con fondos del sindicato Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) cuando el ahora presidente de la RFEF estaba al frente del mismo.

El 19 de julio de 2017, Rubiales fue abordado por la arquitecta cuando se encontraba en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. En ese momento tuvieron una «breve y tensa» conversación que degeneró en una discusión. En el transcurso de la riña, el acusado, que iba a abandonar el lugar en un taxi que había parado ante la conducta «agresiva» de la víctima, la empujó violentamente en varias ocasiones, la agarró del brazo y la zarandeó con fuerza. Inmediatamente después se marchó en el vehículo, según consta en el mismo escrito fiscal.

Como consecuencia de la agresión, la mujer sufrió una contusión costal derecha y en la muñeca, además de otras lesiones y un trastorno por estrés post traumático que precisó de un tratamiento de rehabilitación, reposo y farmacológico. En total, la arquitecta tuvo un perjuicio personal básico de 262 días, 244 de ellos con pérdida temporal de calidad de vida moderada. Como secuelas le han quedado algunas postraumáticas en la columna cervical, síndrome cervical asociado y estrés postraumático.