ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un ciclista inglés denuncia que una furgoneta le tiró por un barranco en Benidorm, Alicante

La furgoneta que atropelló al ciclista y su acompañante ocupaba varios metros de calzada contraria
Imagen del ciclista inglés atropellado en Benidorm | The Cycle Collective

 

El ciclista Scott Auld, británico y corredor del equipo Ribble ProCycling, ha sufrido un accidente en la carretera mientras entrenaba para el inicio de la próxima temporada de ciclismo.

El accidente ha tenido lugar en Benidorm (Alicante), lugar en el que una furgoneta ha arrollado al deportista y a su acompañante. El choque que se produjo entre el corredor y la furgoneta hizo que Auld acabara cayendo por un barranco.

La furgoneta ocupaba metros de la calzada contraria

Una furgoneta invadió parte de la calzada que ocupaban el ciclista británico y un acompañante. Así cuenta su historia el corredor al medio ‘Northern Echo’, el cual ha salvado la vida: «Estábamos rodando uno al lado del otro en una curva en bajada de izquierdas, a 50-55 km/h. Una furgoneta venía en la otra dirección, con uno o dos metros dentro de nuestro lado de la carretera. Lo vi venir tan claro como el agua. Frenamos y por un momento pensé 'estamos perdidos'».

Tras el accidente, muchas personas se plantearían situaciones o el futuro de una manera menos arriesgada. El ciclista británico tiene la mentalidad en todo lo contrario, desea volver a entrenar cuanto antes.

Así continuaba sus declaraciones al medio anglosajón: «Iba el segundo y el retrovisor chocó con el brazo de mi amigo. Se rompió por completo. Cuando giré cortó mi rueda trasera y volé sobre mi amigo. Lo último que recuerdo fue volar hacia una señal y pensar 'esto realmente me va a doler'. Choqué con la señal y, al estar en España, donde las colinas son muy grandes, caí de costado y aterricé sobre rocas».

«Lo que más me molesta es la vista»

Una de las partes que más se han visto afectadas del inglés ha sido la ocular | España Diario

 

Una de las cosas que más le ha molestado al británico ha sido la actitud del conductor de la furgoneta. Recuerda que, al igual que el resto de las personas, ellos también tienen familia y es una cosa que se debe recordar en las carreteras: «Lo que más me molesta es la vista».

«No puedo ver nada. Tengo el brazo escayolado pero no me duele. El martes quiero andar un poco. Iré poco a poco pero quiero volver a entrenar tan pronto como sea posible, no quiero perder más tiempo por un estúpido accidente como este. La gente nos ve como ciclistas pero somos algo más que eso. Tengo familia. Dios no ha querido que fuese peor porque mi familia se habría quedado sin mí. Los conductores a veces no lo ven», finalizaba el inglés.