Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

César, el joven al que se lo tragó el mar alicantino: «Gran persona y mejor amigo»

El chico y sus amigos disfrutaban de la playa cuando saltó desde unas rocas y el agua se lo tragó sin dejar rastro
César saltó desde unos tres metros al agua, en la cala del Francés de la Isla de Tabarca, Alicante | YouTube

 

El pasado martes César, de 18 años y vecino de Santa Paola, desapareció cuando se encontraba en la cala del Francés en la isla de Tabarca, Alicante. El equipo de búsqueda logró encontrar su cuerpo sin vida en torno a las 20.15 horas, según informaron los Bomberos, a unos 20 metros de profundidad en el mar. Un amigo del joven ha explicado a ‘El Español’ que habían ido hasta la cala porque César insistió, aunque «ese día no querían ir».

César, buena persona con un corazón muy grande

César es de origen paraguayo y se mudó a Santa Paola con su familia hace dos años, donde le joven hizo muchas amistades y se había unido al equipo de futbol del municipio, donde jugaba como central y estaba previsto que ascendiera al primer equipo en la próxima temporada, además, trabajaba en su tiempo libre en una cafetería del municipio: «Trabajaba para ayudar en casa». Aunque el joven estaba convencido de que tenía futuro como futbolista, pues estaba orgulloso de su trabajo y había puesto todas sus ganas en el deporte.

Todos los vecinos, amigos y familiares siguen consternados ante la pérdida de César. Su madre incluso tuvo que ser ingresada en el hospital al conocer la trágica noticia, pues se encuentra en el octavo mes de embarazo. Un compañero ha explicado que el joven estaba muy unido a su familia: «Solo te puedo contar que tenían un gran vínculo, él era un ser humano con un corazón muy grande» y lo que más le caracterizaba era su sonrisa. El capitán del equipo lo recuerda como una gran persona «y mejor amigo» y sus compañeros han retirado el dorsal ‘3’, el de César, para demostrar que nadie podrá reemplazarlo nunca.

El día en el que César perdió la vida, él y sus amigos habían ido a la isla de Tabarca para disfrutar de la playa y del sol: «No solíamos ir mucho a esa playa, pero ese día César insistió», ha explicado un amigo que también ha relatado que al joven le gustaba saltar al desde las rocas, como en esa vez. Saltó desde unos tres metros  para zambullirse en el mar y entonces el agua se lo tragó. A pesar de los esfuerzos de sus amigos por socorrerlo, no había ni rastro de César.