ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN VIERNES

Día invernal, con más lluvias en el norte y este, y siguen los vendavales

Condenado por abusar sexualmente de su hijastra y dejarla embarazada en Valencia

El hombre ha sido condenado por un delito de abuso sexual por aprovecharse durante dos años de la niña, menor de edad
Audiencia Provincial Valencia | Cedida

 

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a 12 años de prisión por un delito de abuso sexual a un hombre que forzó durante unos dos años y dejó embarazada a la hija de su pareja sentimental cuando la menor, con la que había convivido desde que tenía once meses, era una adolescente de 15.

El condenado, de 37 años en el momento de los hechos y que amenazaba a la niña con hacer daño a sus perros a los que tenía un «profundo cariño», deberá indemnizar a la menor con 10.000 euros por los daños morales que le causó y no podrá comunicarse ni contactar con ella durante diez años a una distancia inferior a 500 metros.

La sometía a tocamientos y otros abusos

Los hechos sucedieron entre los años 2015 a 2017 cuando el hombre, que mantenía una relación sentimental de más de 15 años con la madre de la menor, aprovechaba que la niña dormía sola en una habitación de la vivienda familiar, para llevarla al balcón donde colocaba mantas para evitar ser vistos y, mediante amenazas, someterla a tocamientos y otros actos sexuales.

Según explica la sentencia, los abusos se produjeron desde que la niña tenía 15 años, hasta que cumplió 17, cuando quedó embarazada del condenado, que la «amedrentaba» asegurando que iba a causar daño a sus dos perros y a golpearles «siendo consciente del profundo cariño que tenía la menor a los animales, o contar cosas a su madre para ponerle en su contra».

El hombre aseguraba que las relaciones eran consentidas

La madre y la menor denunciaron en septiembre de 2017 los abusos. La sala ha considerado que, pese a la versión del acusado de que las relaciones fueron consentidas, hubo abusos sexuales sin consentimiento y con el subtipo agravado de prevalimiento y parentesco.

Todo ello al haber admitido el padrastro parcialmente los hechos ante la evidencia del embarazo y las testificalesos y periciales que «ponen de relieve la veracidad de lo relatado al evidenciar los escasos escrúpulos de acostarse con una menor (...) que ha tratado como una hija desde que era un bebé y ese carácter violento que se despliega en los audios incorporados a las actuaciones».