Agrede física y sexualmente a su asistenta de la limpieza en Carles, Valencia

La mujer logró huir semidesnuda hasta la calle y pedir ayuda
Un hombre ha agredido física y sexualmente a una mujer que trabajaba en su casa como limpiadora en Valencia | Cedida

Intento de violación en Valencia. Una mujer ha sido ingresada en el Hospital de la Ribera en la ciudad valenciana de Alcira, tras ser agredida y sufrir un intento de violación en Carlet. El presunto agresor, tras ser detenido por los delitos de agresión sexual y lesiones, ha quedado en libertad con cargos y una orden de alejamiento.

El hombre disparó una pistola

La mujer, de nacionalidad rumana y de 35 años, fue a trabajar como asistenta de la limpieza en una casa de Carlet el pasado sábado 9 de noviembre. Según ha avanzado 'Levante', sobre las 10.30 horas, el dueño de la vivienda, de 41 años y nacionalidad española, cerró la puerta con llave, en ese momento, se puso violento, la amenazó con una pistola, disparó una vez –sin alcanzarla, impactó cerca de la puerta– y le propinó varios golpes con el arma y más cuando la víctima cayó al suelo, hiriéndola en las piernas y fracturándole la derecha de la que ha tenido que ser intervenida.

«Me dijo que si no me estaba quieta me mataba en ese mismo momento», explicó la víctima. La víctima logró salir de la casa, semidesnuda porque el agresor le arrancó la ropa, cuando el hombre fue a coger otro objeto. Una concejala de Carlet le prestó ayuda y fue trasladada a un centro hospitalario. La Guardia Civil atrapó al presunto autor de la agresion entre los campos, aunque no han localizado la pistola.

Según la declaración del detenido, no contrató a la mujer para limpiar la casa, sino que lo hizo para mantener relaciones sexuales y que discutieron al no ponerse de acuerdo en el ámbito económico tras no haber podido consumar la relación, por lo que se negó a pagar por los servicios de la víctima. Sin embargo, ha insistido en que no sacó ningún arma. Finalmente ha quedado en libertad con cargos y se le ha interpuesto una orden de alejamiento por la cual no puede acercarse a menos de 150 metros, ni comunicarse con la víctima.