Vecinos de Terrassa, consternados por la muerte de la Dra. Abad: «La ha degollado su marido»

En el trabajo Eva era muy próxima, empática y habladora, pero al salir agachaba la cabeza, atemorizada y cohibida
Los vecinos de Terrassa se concentraron contra el asesinato de Eva a manos de su marido | Cristóbal Castro

 

Eva, de 47 años, murió asesinada por su marido Manel, de 50, en Terrassa (Barcelona) el pasado 24 de julio. El hombre, con quien tuvo dos hijos en común de 12 y 14 años, la apuñaló a sangre fría con un cuchillo, hasta que este se le rompió y la degolló con unas tijeras. Todo el barrio continuo conmocionado pues la mujer era doctora de cabecera en el CAP Terrassa Est, muy querida entre sus pacientes.

Fue el mismo Manel quien acudió a una comisaría de policía donde solo expiden carnets de identidad y pasaportes: «Quiero interponer una denuncia» y explicó: «Es que he matado a mi mujer. Si van ustedes al número 2 de la calle Portal Nou, en el 4º-1ª encontrarán su cadáver. Aquí les he traído las llaves».

Eva quería irse a Canadá con sus hijos

Al parecer, la doctora Abad estaba deseando huir de España con sus hijos, según ha contado ‘El Español’. Una joven que vive en Canadá y volvió por vacaciones, pasó consulta junto a la mujer asesinada: «Eva se pegó la mitad de la consulta preguntándome sobre mi vida. Cuando le dije que estaba viviendo en Canadá, me contestó que ese era el país al que ella querría irse a vivir con sus hijos. Que no se lo planteaba porque tendría que volver a estudiar mucho para ejercer la medicina allí. Pero que marcharse a Canadá con sus hijos era su ilusión». Ahora llama la atención esta conversación, pues únicamente mencionó a sus hijos y no a su marido.

En el trabajo, Eva demostraba ser firme, segura e independiente, pero al salir parecía atemorizada y cohibida | Cristóbal Castro

 

Sin embargo, la víctima habría sido una persona desdoblada, pues durante su jornada laboral era muy próxima, empática y habladora, demostraba ser firme, segura e independiente. Sin embargo, al salir del centro de salud cambiaba totalmente y ni siquiera saludaba, parecía atemorizada y cohibida: «Iba siempre con la cabeza gacha, como intimidada. A nosotros nos saludaba hola y adiós, máximo. Pero peor era el marido, que ni siquiera saludaba». La razón de este cambio radical de actitud serían los celos de Manel.

Manel podría haber agredido también a sus hijos

El hombre era abogado que, aunque no ejercía, trabajaba en corredurías de seguros, era aficionado al golf y se enorgullecía de haber ganado algún torneo amateur. Uno de sus vecinos también se queja de que no saludaba: «Yo llevo 5 años viviendo en su bloque y todavía estoy esperando a que me salude». A pesar de que no existen denuncias por malos tratos, los vecinos han explicado que a veces escuchaban gritos e insultos constantes: «Ese tío también le pegaba a su hija. O, al menos, la trataba con violencia, porque yo los he visto a los dos yendo por la calle y él llevarla pegándole tirones fuertes de la muñeca».

Otro vecino cuenta: «Estaba ella con su hijo y al chaval se le coló la pelota en un edificio de la plaza. Yo aparecí y me ofrecí a ayudarles. Ella y el niño estaban como asustados, sin querer hablar mucho conmigo. Les recogí la pelota después de unas cuantas peripecias, intenté hacer bromas… pero no fueron muy elocuentes. Me dieron las gracias con sinceridad, pero se fueron pronto. Al día siguiente la volví a ver y apenas me saludó de reojo, sin levantar la cabeza del suelo, como iba ella siempre por aquí. Yo ahora supongo que actuaba así porque si luego volvíamos a cruzarnos y ella iba con su marido, él no se iba a tomar bien que un hombre la saludase».

🔴 Los entresijos y las peleas de SÁLVAME en DIRECTO ¡Pincha aquí!

Comentarios