Prostitución en Barcelona: Ofrecen sexo oral barato al salir de las discotecas

Los protagonistas suelen ser turistas borrachos que acaban de salir de los locales de ocio
La oferta de servicios se concentra en la vía pública del Puerto Olímpico y la Rambla de Barcelona | Cedida

 

Aquellos turistas borrachos que salen de las discotecas en solitario pueden encontrar sexo barato en las calles de Barcelona. Sobre todo en el Puerto Olímpico, cerca de locales como Opium, Shoko o Carpe Decimos, y en la Rambla, puntos donde se concentran jóvenes de nacionalidad nigeriana o ghanesa que ofrecen sus servicios a los turistas, realizando felaciones por veinte euros.

Prostitutas que ofrecen sus servicios

Generalmente las mujeres pretenden guiar a los turistas a  puntos en los que pasar desapercibidos, pero utilizan zonas de la vía pública que son perceptibles para los vecinos. Así, cualquier ciudadano que pase por ahí y se fije en alguno de estos rincones será capaz de distinguir el acto desde el inicio hasta el final, sin mayores problemas.

Por ejemplo, uno de los puntos en los que se encuentran las prostitutas es la entrada del Centro de Regulación Genómica (CRG), como puede verse en un video que ha sido  difundido a través de las redes sociales. En él se puede comprobar como un turista está recibiendo los servicios de una de las mujeres que se ofrecen en las salidas de las discotecas, en las puertas de estas instalaciones de investigación biomédica.

 

 

Refuerzo policial en el Port Olímpic

Cabe destacar que en los últimos días el Puerto Olímpico de Barcelona se ha convertido en uno de los puntos de la ciudad condal donde más preocupa la delincuencia. Después de la muerte de un joven chino de 25 años que había recibido una paliza a las puertas de una discoteca de la zona, hace poco más de una semana, el Ayuntamiento de Colau decidió reforzar la seguridad de la zona, activando un dispositivo con mayor cantidad de agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra.

El dispositivo incluye efectivos antidisturbios del área Regional de Recursos Operativos (ARRO) y de la Brigada Móvil de los Mossos que se sitúan en las principales vías donde tenían lugar los delitos. Además, también se han visto incrementadas las patrullas regulares, tanto de la policía catalana como municipal de Barcelona, y la seguridad privada de las discotecas, con efectivos a las salidas de los locales.

Hace meses que los dueños de los locales de esta zona denunciaban que sus clientes eran víctimas de carteristas, ladrones violentos o agresiones. Destaca que, durante los primeros días del despliegue policial de la zona, no ha habido accidentes violentos ni presencia de carteristas. Aunque ahora los delitos se han traducido a trapicheo con drogas y prostitución.