Olga, la madre de la niña degollada de Mataró, se dedicaba a «embarazar a mujeres espiritualmente»

Varios vecinos de la comunidad rusa de la localidad han dado su punto de vista sobre la familia
Olga se dedicaba a «embarazar a mujeres espiritualmente» | España Diario

 

Las investigaciones sobre el crimen de Mataró, en el que una niña ha aparecido muerta en su vivienda con un corte en el cuello, continúan su curso. Paralelamente, el medio ‘El Español’ ha contactado con la comunidad rusa de la localidad barcelonesa, que no han descartado la opción de que se trate de algún ajuste de cuentas.

Han explicado que la comunidad rusa que hay en Mataró (Barcelona) se conocen entre todos. De la familia de la menor dicen que «no se relacionaban con nadie, eran personas introvertidas que apenas hablaban castellano o catalán», comentan los ciudadanos rusos.

El trabajo de Olga

Según varios vecinos, la mujer se ganaba la vida con un negocio muy peculiar. Han informado que se dedicaba a «dejar embarazadas a sus clientas de manera espiritual». Lo hacía bajo el nombre de ‘Instituto Internacional de Reproducción Humana PUER’.

Destacan que Olga no es doctora, sino que es licenciada en psicología. Así, la mujer se dedicaba a «hacer seminarios y reuniones que cuestan dinero, y son una tontería».

Los problemas de la mujer

 

La mujer quería vivir y gozar de una «buena calidad de vida», pero siempre «iba justa de dinero» | Cedida

 

Uno de los entrevistados por el medio antes mentado dice que «yo creo que ella sabe perfectamente de dónde vienen los problemas». Según su opinión, la mujer quería vivir y gozar de una «buena calidad de vida», pero siempre «iba justa de dinero».

Además, dicha fuente ha añadido que «ella quería conseguir dinero fácilmente y buscaba personas que pudieran pagar». A la pregunta sobre si la mujer tenía deudas, ha comentado que «prefiero no contestar».

Precedentes sorpresivos

Lo que sí ha comentado el vecino ha sido que hace unos meses Olga sufrió un episodio negro: «Le reventaron todo el piso, la puerta y todos los muebles». Cuando se le ha preguntado por los motivos, ha contestado que: «¡Quién sabe! Todas las respuestas las tiene Olga».

En unas últimas declaraciones al medio digital, el testigo ha dicho que «seguramente al niño tampoco lo encontrarán vivo». Ahora mismo siguen las investigaciones para resolver todos los interrogantes que rodean al oscuro suceso.