ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Localizan los huesos de un mamut de un millón de años en Tarragona

Un equipo de arqueólogos catalanes, que también ha encontrado valiosas herramientas de piedra y otros restos de más animales, excava en un barranco de la Canonja desde 2007.
Los investigadores han descubierto muchos restos de mammut en este punto de Tarragona | IPHES

 

El Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) excava en el barranco de la Boella, en la Canonja (Tarragona), des de hace más de 10 años y ha encontrado en las excavaciones los restos del gran mamut y utensilios de piedra para comer estos animales, datados en un millón de años. En 2007 encontraron otros dos mamuts y las primeras herramientas.

 

En el tiempo que se han realizado los trabajos arqueológicos, han abierto unos 300 metros cuadrados en los yacimientos de la Mina y la Cala 1, que está localizado en un barranco.

 

Una antigua playa donde los homínidos cazaban los animales salvajes

Los expertos sugieren este lugar como la playa de un afluente del río Francolí, que hace aproximadamente un millón de años desembocaba cerca de estos yacimientos. Se trata de un espacio propicio para las primeras poblaciones homínidas, aunque también para grandes depredadores carnívoros que buscaban comida.

 

Al encontrar los restos animales y recuperar más de 300 herramientas de piedra, esto indica al equipo de arqueólogos que «las primeras poblaciones europeas eran capaces de aprovechar la carne de estos grandes animales en un entorno que, según sugieren los restos de la Mina, fue bastante hostil», afirma Palmira Saladié, la codirectora de las excavaciones.

 

El entorno era hostil por «la probablemente elevada abundancia de hienas, entre otros grandes carnívoros», argumenta. Este año se han recuperado herramientas de piedra y restos del hipopótamo, rinoceronte, caballos y ciervos, así como muchos excrementos fósiles de grandes hienas.

Otra foto del trabajo de excavación en el yacimiento de la Canonja, Tarragona | IPHES

 

Los restos de especies muy diversas animan a seguir investigando en la zona

Por el tamaño del yacimiento, da a pensar que «queda mucho por excavar los próximos años, lo que permitirá ampliar nuestro conocimiento sobre las primeras poblaciones del Pleistoceno en la comarca», ha puntualizado la investigadora.

 

En la excavación de este año han participado más de 50 personas, principalmente del IPHES en colaboración directa con investigadores del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, y han colaborado estudiantes voluntarios procedentes de Cataluña, Alicante, Madrid, Albacete, Murcia, Zaragoza, Extremadura, México, Argentina e Italia.