ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

URGENTE

🚨 3r muerto por listeriosis en España: 1 hombre con cáncer terminal

El imán de Ripoll fue confidente del CNI antes del atentado de Barcelona

El servicio de inteligencia español se habría estado comunicando con él hasta el 17 de agosto de 2017, día del atentado en Barcelona
Imagen de la Rambla de Barcelona momentos después del atentado | Cedida

 

El imán de Ripoll fue confidente del CNI hasta el día en el que se produjo el atentado de Barcelona el 17 de agosto de 2017, es la información que ha publicado el diario 'Público'. 

El medio citado saca a la luz un correo electrónico que confirmaría que entre el servicio de inteligencia español y Abdelbaki es Satty hubo comunicaciones poco tiempo antes de los atentados de Barcelona y Cambrils, concretamente dos meses antes, como mínimo. Según el mismo medio, la ficha del imán fue borrada del registro central del CNI el día después de que se produjeran los atentados.

Estos datos podrían demostrar, según 'Público', que el Centro Nacional de Inteligencia estaba siguiendo los pasos de los miembros de la célula yihadista.

El CNI y el imán se comunicaban con la técnica del 'buzón muerto'

Según la información de 'Público', pese a que las comunicaciones entre el servicio de inteligencia y Abdelbaki fueron a través de correo electrónico, no se hicieron de manera convencional. Para ponerse en contacto utilizaban la técnica del 'buzón muerto', con la que se consigue no dejar rastro enviando los correos.

La mencionada técnica consiste en redactar un correo pero no enviarlo, de tal forma que el mensaje se queda en la sección de borradores. De esta forma, lo que tiene que hacer la persona que debe leerlo es entrar a la misma cuenta de correo electrónico y leer el texto como un borrador. Se consigue así una comunicación sin tener que enviar los mensajes.

Al parecer, la cuenta de correo que se utilizaba para realizar dicha técnica era 'adamperez27177@gmail.com' y la contraseña PEREJUAN18, una información que se encontró en un papel manuscrito entre los restos del chalet de Alcanar en el que se produjo la explosión.

Mosaico de Miró en Barcelona con flores y velas en honor a las víctimas del atentado del 17-A | Cedida

 

Con esos datos se pudo entrar en la cuenta y comprobar que había dos mensajes dentro de la carpeta de borradores, además, también pudo verse que la última modificación de la configuración del correo fue hecha unos meses antes, en marzo.

El primero de los dos mensajes era de mayo, en él se podía leer: «Veo que has podido entrar, solo tienes que dejar escrito un mensaje como este como borrador y yo lo leeré. Ya puedes empezar a escribir cosas. Gracias amigo». Según 'Público', se trataría de un texto escrito por el agente del CNI que controlaba al imán. El segundo mensaje es de junio: «No tienes nada que escribirme o es que no puedes hacerlo. Hoy es lunes 19 de junio».

El CNI seguía los pasos de los miembros de la célula

Tal y como publica también el medio citado, el Centro Nacional de Inteligencia español habría hecho un seguimiento de las personas que formaban la célula que realizó los atentados, lo confirman con un informe de diciembre de 2016 en el que quedaría demostrado. Según esta información, el servicio secreto conocía la actividad del imán y el resto de personas, incluso conocerían también sus planes.

Abdelbaki es-Satty, imán de Ripoll | Cedida

 

'Público' asegura que el CNI sabía las intenciones del grupo, pues así lo evidenciaría un informe del CNI que hablaba de un viaje de los terroristas a Alemania para comprar un coche de segunda mano, un viaje que fracasó.

«Al no comprar el automóvil, se ven obligados a buscar un medio de transporte para la vuelta. Así, Mohamed Hichamy contactó con Younes Abouyaaqoub y le solicitó que les reservara un vuelo de vuelta», apunta este mismo informe. 

En el mismo también se añade: «En este traslado utilizan el vehículo utilizado para el atentado de Cambrils, el titular del cual es Mohamed Aalla, pero utilizado con frecuencia por varios miembros de la célula para sus desplazamientos entre Ripoll y Alcanar». Por toda esta información, el diario mencionado concluye que el CNI vigilaba y controlaba a los terroristas.