Hallan el cuerpo del bebé arrojado por su padre de 16 años al río Besós en Barcelona

El bebé ha sido localizado entre las cañas en el río Besòs por un perro policía
Los agentes han encontrado el cuerpo sin vida del pequeño en el cauce del río | Cedida

 

Los Mossos d'Esquadra han localizado sin vida en el cauce del río Besós al bebé presuntamente arrojado al agua por su padre de 16 años, ha informado la policía catalana en un tuit. Los agentes han indicado que han localizado al bebé, buscado desde el martes, en el cauce del río, y que en breve se dará por finalizado el dispositivo de búsqueda.

Los Mossos d'Esquadra, los Bombers de la Generalitat, la Guardia Civil, la Policía Local y Salvamento Marítimo han reanudado alrededor de las ocho de la mañana de este viernes la búsqueda por tercer día consecutivo.

 

El bebé ha sido localizado entre las cañas en el río Besòs por un perro policía

Un perro de la unidad canina de los Mossos d'Esquadra ha sido quien ha localizado al bebé sin vida presuntamente arrojado al río Besòs por su padre de 16 años, y estaba escondido en unas cañas en el cauce del río en Sant Adrià de Besòs (Barcelona).

La intendenta subjefe de la comisaría de Badalona de los Mossos d'Esquadra, Montserrat Estruch, responsable de las tareas, ha explicado en declaraciones a los medios desde el lugar del hallazgo que el bebé «estaba entre las cañas y no se veía».

«Habíamos pasado muchas veces por allí», ha dicho la intendenta, que ha precisado que el cuerpo no se veía a primera vista y que ha sido un perro que lo ha localizado por el olor.

 

La madre del bebé tiene 13 años

Después de que impactará la noticia de que un joven de 16 años había tirado el cuerpo de su bebé muerto al río Besós, poco a poco se fueron desvelando otros datos alarmantes, uno de ellos que la madre es una joven de 13 años que dio a luz al niño el pasado lunes en una habitación de hotel que la pareja había reservado expresamente, según 'El Periòdico'.

La pareja de adolescentes habría escondido el embrazo a sus familiares y una vez nacido el pequeño, según declaran en 'la Sexta', acordaron deshacerse de él. El padre del pequeño lo metió en una maleta, ya muerto, y se lo llevó al río Besós para deshacerse del cuerpo. Una vez allí, decidió hacer un hoyo en el suelo para enterrarlo, pero después que varias personas que estaban por la zona preguntaran al joven de 16 años que hacia, finalmente decidió meterse en el rio con el recién nacido y dejarlo dentro del agua.