La madre del menor con Asperger violado en Barcelona: «Lo pusieron en el suelo como un perro»

La mujer ha denunciado el acoso, los abusos y las agresiones a las que sometían al niño
El niño fue agredido, amenazado y violado por compañeros de su instituto   | Dominiquesa Vallirana

 

Después de que haya salido a la luz el terrible caso del niño de 13 años acosado, agredido y violado por cuatro compañeros de instituto en un municipio de la comarca catalana del Baix Llobregat, en Barcelona, se ha podido conocer ahora una carta de madre del menor.

En ella deja claro el sufrimiento por el que ha tenido que pasar el pequeño y denuncia los hechos especificando como ha sido el duro acoso al que sus compañeros han sometido al menor, con síndrome de Asperger.

La madre denuncia la situación que ha tenido que vivir el menor

El diario ‘El Caso’ ha tenido acceso al texto de la mujer: «Le hicieron todo tipo de agresiones sexuales, lo pusieron en el suelo como un perro y lo intentaron penetrar y como no pudieron le hicieron violaciones orales», cuenta la mujer.

«Lo obligaban a tragarse el semen, aparte de las 'pajas' que tuvo que hacer y le hicieron», añade. Todo ello, asegura, pese a que el niño «procuraba ser invisible en clase», según ella cuenta, ese grupo de chicos, conocidos como ‘la mafia’ «iban en contra de todos los niños que eran diferentes».

La madre ha asegurado que hasta 16 veces lo llevaron a ‘la Pradera’, un sitio apartado del patio en el que los profesores no vigilaban demasiado, allí abusaban de él, lo amenazaban y le agredían: «Le enseñaban un machete y le decían que si no les traía cosas, le harían daño».

Ha asegurado también que le decían que le iban a untar con vaselina y penetrarle como «un coche pasando por un túnel» aunque no lo consiguieron porque «el agujera era demasiado pequeño».

El niño «no tenía ganas de vivir»

La madre explica que grabaron dos vídeos para que el menor contara lo que le estaba sucediendo, ya que el síndrome que padece no le permite relacionarse bien con las personas.

«Pasamos un calvario» confiesa la mujer. «Mi hijo no tenía ganas de vivir», añade, y cuenta también que no se trata de un caso aislado. «En esta sociedad los niños con Asperger tienen que ir a las escuelas ordinarias a secundaria y muchos de ellos sufren acoso escolar, un monstruo que está creciendo cada vez más y las instituciones las tapan escondiendo pruebas y con indemnizaciones», afirma.

«Nosotros queremos justicia y como vemos que esta no funciona (...) esperamos que al menos nuestro hijo se recupere y vea que si la justicia no le da apoyo, que sus padres han hecho todo lo posible para hacer que los hechos que pasaron no pasen desapercibidos», añade la mujer.