La historia del «brote» de embarazos entre las enfermeras de Neonatología de la Vall d'Hebrón

Siete enfermeras y auxiliares se han quedado embarazadas a la vez y una foto de todas ellas se ha viralizado en las redes
La foto de las siete enfermeras y auxiliares embarazadas | Twitter

 

Hace apenas unos días se hacía viral en Twitter una publicación del Jefe de Servicio de Neonatología del Hospital del Vall d'Hebrón de Barcelona, Félix Castillo, en la que daba una gran noticia.

Nada más y nada menos que siete de las enfermeras y auxiliares del servicio de Neonatos están embarazadas a la vez. «Por ahora es un brote de transmisión conocida ( 7casos ) pero espero que se convierta en una epidemia. El problema será sustituirlas», escribió el Jefe de Servicio en su Twitter.

Sin duda se trata de un hecho excepcional y curioso que el propio Félix Castillo ha denominado en tono de broma como «la solución para incrementar la natalidad». 

El caso es que su publicación se hizo más popular de lo que esperaba, aunque, lo único que él quería, según ha explicado en una entre vista a 'El Español', era compartir «una noticia buena, bonita y fresca».

La historia detrás de la fotografía

«Un día estaba caminando por el pasillo y me di cuenta que una de las auxiliares estaba embarazada. Enseguida me acerqué y le di dos besos y un abrazo», cuenta el hombre. «Cuando me dijo que había más mujeres en estado, le pregunté por sus nombres, quería una foto con todas ellas», añade.

Ese fue el inicio de todo. Según explicó al medio ya citado, en sus más de 30 años trabajando en la Vall d'Hebrón, nunca se había encontrado en una situación similar. Al parecer todas las mujeres tuvieron que quedar a una hora para poder captar la imagen, pues trabajas todas en turnos diferentes.

«Quería una foto íntima y familiar. Lo que yo no sabía es que se iba a convertir en esto», asegura. Castillo explica que con el permiso de todas las futuras mamás subió la imagen a las redes y la historia se viralizó enseguida.

Él mismo ha querido explicar también que se trata de una coincidencia, algo totalmente fortuito: «No fue nada planificado; el azar ha hecho que todas ellas estén esperando un hijo».

De igual forma, Castillo ha querido explicar que sus embarazos son positivos para su trabajo pues, según asegura, «una persona que está esperando un bebé sabe y entiende perfectamente lo que están pasando otros padres que ya lo tienen y se encuentran en una situación complicada».

Además, no teme que sus bajas cuando todas ellas den a luz sean un problema para el centro puesto que afirma que son «un hospital muy potente».

 

Comentarios