ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Aitor, presunto asesino de Janet: «Hay más personas implicadas»

Ha enviado una carta al programa de información 'Cuatro al día'
Ha enviado una carta a los medios para dar a conocer su versión | Cedida

 

Aitor, el único acusado por el momento del asesinato de Janet Jumillas en Cornellà (Barcelona) el pasado 13 de marzo, ha enviado una carta en la que argumenta que no es el único culpable y que habría más personas implicadas en el caso. La carta la ha enviado a Alejandro Rodríguez, reportero de ‘Cuatro al día’.

Al inicio de la carta, Aitor recuerda que se encuentra en prisión preventiva, y que en ningún caso ha sido juzgado y condenado por asesinato. Además, también ha confirmado que es uno de los pocos que «coopera con lo sucedido con la señora Jumillas». Asegura que hay más personas implicadas pero que han huido o «no contestan las llamadas», remarcando que no se habla de «la relación y el tiempo que hace que nos conocíamos Jumillas y yo».

 

Aitor señala que «hay mucha gente implicada» | Cedida

 

«Difusión de mentiras»

Según la carta de Aitor, «se han difundido muchas mentiras» y no se explica que hay varias líneas de investigación abiertas, por lo que no sería el único culpable. Sobre el otro investigado, Cristian, Aitor ha escrito que «no entiende por qué le señalan». Ha dicho que la mujer con la que dicen que tenía una relación «no es mi pareja, pero sí amiga de Janet y no sé por qué no le preguntan sobre la relación que tenían ellas».

Continúa el escrito relatando que «lo peor de todo es que no se está ocultando de dónde, por qué y quién tiene la culpa del acontecimiento que nos ocupa», para reafirmar que «hay mucha gente implicada, de varios de ellos no se sabe dónde están».

Las últimas palabras de la epístola van dirigidas a la familia de Janet: «Por favor, respetad a la familia de la difunta y el difunto. De todo corazón, que Dios los bendiga a todos y que pronto se encuentren a los culpables». El último detalle destacable es la curiosa forma de finalizar la carta: «Que Jehová os enseñe el camino».