ALERTA QUÍMICA

🔥 Evacuaciones y 4 poblaciones confinadas por el incendio de una fábrica de disolventes en Barcelona

URGENTE

⚖️ Proponen el segundo grado para los presos del 1-O

El asesinato de Carmen en Manresa, a punto de resolverse 38 años después

Les restos óseos de Carmen no pudieron ser identificados durante 20 años
El juez señala a Manuel Macarro como autor del homicidio | EFE

Han pasado casi 40 años del asesinato de Carmen Fraile Muñoz. Ahora su caso está a punto de ser resuelto. Han hecho falta una serie de casualidades y el trabajo incansable del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil, que no se ha dado por vencido. Todo empezó en 1981, cuando esta joven de 24 años y origen madrileño se trasladó a Terrassa (Barcelona) acompañada de un novelista alemán llamado Manuel Macarro Thierbach.

La familia no supo nada más de Carmen, aunque su hermana Josefa la buscó durante todos estos años, sin éxito. En 2017 se dieron por vencidos, así que se acercaron al Juzgado de Primera Instancia 81 de Madrid para declarar de forma oficial la muerte de Carmen. Para que el padre, aún vivo, pudiera dar testamento, era necesario cotejar el ADN de Josefa con el archivo policial. Entonces cambió todo.

 

Un cadáver sin identificar

En 1999, 20 años después de la desaparición de Carmen, una máquina excavadora encontró el cadáver de una joven encinta en unas obras de Sant Salvador de Guardiola, cerca de la ciudad de Manresa. A causa de su mal estado, el cuerpo nunca pudo ser identificado, Al menos hasta 2017, cuando el sistema policial comparó el ADN que Josefa había enviado y el del cuerpo sin identificar, comprobando que eran hermanas.

El cuerpo de la joven presentaba una fractura en la base del cráneo, provocada por un arma de fuego. En su interior, los restos óseos de un feto de seis meses. Los investigadores empezaron a atar cabos.

La última persona con la que fue vista Carmen fue con el novelista Manuel Macarro, quien en 2018 admitió al juez que había viajado con la joven y que pasaron varios días en una casa de campo. Según ‘El País’, Macarro sostiene que no tenía conocimiento de que Carmen estuviera embarazada y que finalmente quedaron «como amigos».

 

Un crimen a punto de ser resuelto

No obstante, el juez Pedro Cerviño ordenó que se analizase si Macarro era el padre del bebé nonato. El resultado ha sido positivo, dando por concluida la investigación penal y citando al novelista para el próximo 17 de diciembre en el juzgado de Manresa. El juez considera que hay pruebas suficientes para procesar a Macarro por homicidio y aborto, como maniobras de ocultación y el cambio constante de residencia durante aquellos años.

Siendo así, Manuel habría disparado a Carmen en 1981, mismo año en que la joven se fue de Madrid. De demostrarse la culpabilidad del escritor, el supuesto móvil del crimen sería que Macarro disparó a Carmen porque estaba embarazada. Él, casado y con tres hijos, no estaría dispuesto a seguir con la relación.