Un hombre mata a su madre y llama al 112 para confesar el crimen

Parece ser que la madre y el hijo habrían discutido momentos antes de la agresión
El hombre llamó al 112 al darse cuenta de lo que había hecho | Twitter (@mossos)

 

Un hombre, de 34 años de edad, ha asesinado a su madre, de 75 años, este mismo viernes, 27 de septiembre, en un domicilio del barrio de Ferreries de Tortosa (Tarragona). Por lo que se conoce, poco antes de arremeter mortalmente contra su madre, el hijo habría discutido con la mujer. El reloj marcaba las 14.30 horas cuando el hijo ha decidido llamar a las asistencias del 112 para explicar lo sucedido.

Tras recibir el aviso, las asistencias se han dirigido hacia la ubicación facilitada por el hijo y asesino de la mujer. Una vez en el domicilio no han podido salvar la vida de la mujer, que yacía en el suelo. A su vez, los agentes de los Mossos d’Esquadra han detenido al autor confeso del crimen y lo han trasladado a comisaría.

Además, han abierto una investigación para esclarecer qué ha ocurrido en el domicilio antes de que llegasen las autoridades y las asistencias.

Muere una joven al salirse de la vía y estrellarse contra un árbol en Sabadell (Barcelona)

Una joven de 22 años y vecina de Sabadell ha muerto la madrugada de este viernes a las 0.55 horas en la ciudad vallesana tras estrellarse con su vehículo contra un árbol.

El accidente mortal ha tenido lugar en la zona del Parc Catalunya, en la calle Andreu Nin, entre la avenida Lluís Companys y la calle Julià Ferrer, según ha informado la Policía Municipal de Sabadell.

Antonio, el asesino del Puerto Olímpico, se suicida justo antes de ser detenido en Badalona (Barcelona)

Antonio A. S. se convirtió en uno de los hombres más buscados por las fuerzas de seguridad autonómicas de Cataluña durante las últimas semanas. Los agentes perseguían su detención a razón de un apuñalamiento, que resultó ser mortal, a una joven de 26 años en el Puerto Olímpico de Barcelona el pasado 4 de septiembre. Cuando los agentes ubicaron su domicilio y se disponían a entrar en el edificio, se suicidó.

Antonio era un joven bastante conocido en la zona en la que se crió y movió durante su corta vida, el barrio de la Mina de Sant Adrià del Besòs (Barcelona). De hecho, contaba con numerosos antecedentes, pero ninguno del calibre del delito por el que se le quería detener en última instancia.