Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El persistente anticiclón provoca una mínima de -22,4º en Picos de Europa

A pesar de la situación cálida actual, muy primaveral, gracias a unas condiciones muy específicas se registró en León durante el fin de semana unas temperaturas invernales de récord
Vista de la Vega de Liordes, en el corazón de los Picos de Europa, una profunda depresión 800 m por debajo de las cimas | PicosdeEuropa.net

 

Un brutal fenómeno de inversión térmica ha sorprendido a los aficionados de la meteorología del norte cantábrico. A causa del peso del anticiclón y las noches serenas de este fin de semana pasado, en un sector de la montaña leonesa se alcanzaron dos mínimas extraordinariamente gélidas.

Una estación meteorológica ubicada en Vega de Liordes, en los Picos de Europa leoneses, perteneciente al municipio de Posada de Valdeón, registró los -22,4º el sábado y -21º la madrugada a lunes. Sin embargo, en poblaciones cercanas a este macizo, a menor altura, los termómetros marcaban los 23º durante la tarde de domingo: más de 40º de diferencia en tan solo unos kilómetros y unas horas.

 

 

Por otro lado, estas impresionantes temperaturas contrastan con la ‘suavidad’ que se midió en el refugio de Collado Jermoso, a apenas 3 km de distancia en línea recta, donde a mayor altitud en la misma hora no bajaban de los 7,6º positivos. Una fuerte inversión térmica provocaba este fin de semana pasado una diferencia de 30º entre ambos puntos.

 

Más frío de noche en las zonas hondas de Picos de Europa que en Finlandia

La intrusión de aire cálido subtropical afecta toda la Europa occidental y los países escandinavos, donde ha provocado máximas históricas superiores a los 20º en Reino Unido y los 12º en las costas de Noruega, no obstante, en las montañas leonesas las mínimas fueron hasta 26º más bajas que en puntos de Finlandia.

El valle de Liordes puede presumir ser el lugar más frío de Castilla y León y de España. Desde el año pasado cuenta con una estación meteorológica profesional, colocado por un proyecto que pretende estudiar los polos de frío de la península. En febrero de 2016, un sensor temporal en el fondo del valle midió -32,7º, por debajo de los -32º considerados oficialmente como más bajos de España, en el Estany Gento, en 1956.

Aunque es un valor sin homologar porque el sensor no cumplía todas las condiciones de calidad, ya da la impresión de lo frío que es el sitio. Y el nuevo dato del sábado, pendiente a verificar, reafirma el poder de esta ‘Piscina de Aire Frío’.

Proyecto Jous y ACAMET instaló el octubre pasado una nueva estación meteorológica en el interior del valle | Facebook Meteo Bedunia

 

Las peculiares condiciones geográficas que posibilitan este frío siberiano

La Vega de Liordes, situada en la cara sur del Macizo Central de Picos de Europa, es uno de los poldjés (enorme depresión cárstica) más importantes de la Península Ibérica. Según los expertos del proyecto Jous, cuenta con una altitud de 1.868 m, un área aproximada de 750.000 m2 y una profundidad de unos 90 metros. En conjunto, estas características geomorfológicas conforman un entorno óptimo para la generación y acumulación de frío durante las largas noches invernales.

Si añadimos que este invierno hay algo más de medio metro de nieve, una capa aislante ideal que evita que el suelo caliente el aire, y viento en calma con cielos despejados durante la noche, esto potencia enormemente la intensidad del fenómeno llamado como ‘CAP’, del inglés Cold Air Pool, Piscina de Aire Frío.

Aunque es un lugar deshabitado y en un entorno muy hostil, que impide colocar una estructura de madera y unos termómetros aptos según los estándares de calidad, lo cierto es que las mediciones realizadas por los expertos y aficionados están bastante contrastadas y estudiadas.

La extraordinaria amplitud térmica que se ha experimentado en la zona es un buen valor digno de difusión, y podrán repetirse los valores tan bajos toda la semana, hasta que no llegue un gran cambio de tiempo que despegue el anticiclón.

Comentarios