Detenido en Salamanca por denunciar un falso abuso sexual para ocultar una infidelidad

Los hechos se produjeron en una vivienda situada en la Avenida de Alfonso VI
Imagen de archivo de un vehículo de la Policía Nacional. | Policía Nacional

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Salamanca a un joven de 25 años por denunciar falsamente que había sido víctima de coacciones y abuso sexual por una pareja con la que compartía vivienda, presuntamente para ocultar a su novia un contacto sexual que había mantenido con otra mujer.

Según fuentes policiales, el pasado día 23 de octubre el ahora detenido presentó una denuncia en la que refería que hacía tres meses había alquilado una habitación a una pareja en una vivienda de la Avenida de Alfonso VI.

Indicó que, tras coger confianza, los miembros de la pareja le habían insinuado la posibilidad de mantener los tres un contacto sexual, a lo que, según sus palabras, él se negó y dijo que tenía novia y no le interesaban dichas prácticas.

En su exposición de hechos, manifestó que la noche del día 9 de octubre había llegado a casa después de trabajar, que se duchó, que se tomó un vaso de leche con chocolate y que, después de ello, ya no recordaba qué había pasado «salvo imágenes difusas de un posible abuso sexual por parte de la pareja».

Asimismo, aseguró que los integrantes de la pareja le enseñaron un video sobre el contacto y que le había coaccionado para mantener otros, a cambio de no difundir las imágenes grabadas.

 

Intentó engañar a los agentes

Posteriormente, las gestiones practicadas por los investigadores en relación con la denuncia han permitido considerar que los hechos presentados ante los agentes son «falsos» y que no ha existido constancia alguna sobre la grabación, sobre el presunto abuso sexual ni sobre las posteriores coacciones.

Además, las investigaciones han apuntado que la denuncia fue presentada para ocultar o justificar ante su novia que había mantenido relaciones sexuales con otra mujer, ante la posibilidad de que sus compañeros de vivienda, que tenían conocimiento de dicho contacto, pudieran contárselo.