Confirman 25 años de prisión por asesinar a su ex mujer de dos puñaladas en Aranda de Duero, Burgos

La esperó en el interior del domicilio con la llave que aun conservaba
EL Tribunal Supremos ha rechazado el recurso presentado por la defensa del acusado | España Diario

 

La Sala segunda del Tribunal Supremo ha confirmado la pena de veinticinco años de cárcel para José Tomás V.M. por asesinar de dos cuchilladas de su exmujer, Benita N.P., la madrugada del 17 de julio de 2016 en el domicilio de la víctima en Aranda de Duero (Burgos).

La sentencia considera al hombre autor de un delito de asesinato, al cometer el crimen con alevosía —la víctima no pudo defenderse al ser atacada por sorpresa— y con las circunstancias agravantes de parentesco y de género.

Recursos rechazados

La resolución, que desestima el recurso del acusado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que a su vez confirmó una sentencia de un tribunal del jurado de la Audiencia de Burgos, también ratifica 6 meses de prisión por delito de allanamiento de morada, según la sentencia facilitada por el TSJCyL.

El Supremo también reafirma la prohibición al condenado de acudir y residir durante treinta años en Aranda de Duero y de comunicación por cualquier medio con sus hijos y las hermanas de la víctima.

En la sentencia se considera «sorpresivo» el ataque porque el acusado, en un momento dado dentro de una discusión, «busca un cuchillo del cajón, lo coge y la acomete».

«Ella grita pidiendo auxilio; él le tapa la boca generándole heridas y le asesta los ataques; lo único que ella puede hacer es intentar parar los ataques con las manos, momento en el que se producen las lesiones en las manos y en concreto la de agarre de la comisura del dedo pulgar con el índice».

La esperó dentro del domicilio

El asesino esperó a su ex pareja en el domicilio con la copia de llaves que aun tenía | España Diario

 

Los hechos probados establecen que el hombre entró con una llave que conservaba del que había sido domicilio familiar y que se había atribuido judicialmente a su mujer en el divorcio, tras lo que se sentó en el sofá del salón para esperar la llegada de su exesposa, lo que ocurrió una vez pasadas las 02:00 horas del 17 de Julio.

Según la resolución, cuando llegó Benita N.P. a la vivienda se inició entre ella y José Tomás una discusión por el reparto de la propiedad de los bienes comunes del matrimonio, tras haberse dictado la sentencia de divorcio.

En un momento determinado de la disputa y estando los dos en la cocina del domicilio, José Tomás cogió de un cajón un cuchillo y se dirigió hacia Benita N.P., a la que acometió con el arma.

La atacó por sorpresa

Ante el ataque que estaba sufriendo, la víctima pidió auxilio y a la vez decía a su agresor «no, por favor; no, por favor; no me mates, no me mates».

José Tomás, para impedir que ella siguiera pidiendo auxilio, le tapó la boca con su mano, logrando amortiguar sus gritos de petición de socorro y causando con esa acción lesiones en los labios y las alas nasales de la mujer.

Seguidamente, José Tomás V.M., con el cuchillo que había cogido y que portaba en la mano derecha le asestó con fuerza dos cuchilladas en la zona infraclavicular izquierda y derecha respectivamente, «desplomándose» la mujer al suelo, tras lo que falleció «de forma casi inmediata», relata la sentencia de la Audiencia confirmada ahora.