Piden cárcel para dos guardias civiles por abusar de su poder en un bar de León

Los agentes intimidaron y obligaron a los clientes a meterse balas en la boca con el «Cara al sol» de fondo
Piden dos años de prisión para dos agentes de la Guardia Civil por abusar de los clientes de un bar en León | Cedida
 

 

Dos años de prisión y otros dos de inhabilitación para dos guardias civiles de León. Esta es la pena a la que se enfrentan dos agentes de la Guardia Civil que han sido acusados de un presunto delito de coacciones haciendo uso abusivo de su cargo público en un bar de la localidad de Carrizo de la Ribera.

En el escrito de calificaciones provisionales realizado por el fiscal se relatan los hechos que tuvieron lugar durante la madrugada, alrededor de las 2.00 horas, del pasado 11 de septiembre de 2013 en un bar de la citada localidad, según han avanzado varios medios informativos como ‘ileón’ y ‘La Nueva Crónica’.

Los guardias civiles abusaron de su cargo público

A esas horas de la madrugada, la propietaria del bar se encontraba recogiendo la terraza mientras aún quedaban unos pocos clientes en el local. Entonces dos agentes de la Guardia Civil  entraron y «dijeron que mandaban ellos», haciendo ostentación de su cargo. A continuación obligaron a todos los presentes a apagar sus teléfonos móviles y a fumar mientras bajaban la trapa del bar, sentenciando con un «de aquí no se mueve nadie».

Los agentes obligaron a los clientes a meterse balas en la boca con el «Cara al sol» de fondo | Guardia Civil

 

Una vez encerrados todos en el bar, los agentes pasaron al interior de la barra para servirse bebidas alcohólicas, aprovecharon para poner  en el ordenador la canción de «Cara al sol». Posteriormente pusieron sobre la barra sus armas reglamentarias con los cargadores y obligaron a los presentes a introducir balas en sus bebidas e incluso en sus bocas. Por otra parte, el testimonio del Ministerio Público indica también que uno de los agentes acusados intentó abrazar y besar a la propietaria del local mientras le decía «eres mía».

La defensa niega los hechos que relata la acusación

Hasta prácticamente las seis de la mañana los agentes de la Guardia Civil no abandonaron el bar leonés. A raíz de estos hechos, está previsto que el juicio se celebre en el Juzgado de lo Penal número 1 de León el próximo sábado 28 de febrero.

Por su parte, la defensa ha alegado que los hechos que narran la acusación y el fiscal no se ajustan a la realidad. El abogado ha afirmado en su escrito: «Mis representados no agredieron, insultaron, vejaron, coaccionaron ni amenazaron de modo alguno ni a la denunciante ni a persona alguna». Además, también ha añadido que los acusados no consumieron alcohol o estupefacientes y tampoco sustrajeron tabaco, ni causaron daños en el mobiliario.

El abogado defensor también ha afirmado que el escrito de la Fiscalía «no se ajusta ni remotamente a lo acontecido, no realizando [sus clientes] ninguna de las acciones que en el mismo se describen», por lo que pide la absolución de ambos guardias civiles.