Ana Mari, la mujer que murió asfixiada al quemarse su manta eléctrica

Las llamas del incendio se extendieron por distintas zonas de la casa, por lo que la mujer no consiguió salvar su vida
Una mujer muere asfixiada a causa del incendio de una manta eléctrica | Gtres

Ana María Román, de 84 años, era muy querida en el pueblo de Villafrechós, en Valladolid. Lamentablemente, murió asfixiada la noche del pasado jueves al inhalar el humo provocado al quemarse la manta eléctrica con la que dormía.

Los vecinos le conocían como Ana Mari, una mujer que salía a pasear todos los días, hacía sus compras e iba a misa. Además, tenía una muy buena relación con sus hijas ya que cada año las visitaba en Burgos o San Sebastián antes de la llegada del tiempo frío, en los meses de verano y otoño.

Su domicilio estaba situado en la céntrica calle de Alfonso XIII, y fue la mujer de las tareas la que la encontró sin vida al día siguiente a primera hora, tal y como apunta 'El Norte de Castilla'. Un trabajador del Ayuntamiento acudió a la vivienda al escuchar los gritos de la mujer pidiendo auxilio. Se acercó a Ana Mari, observó que estaba muerta y dio aviso a la Guardia Civil.

La víctima estaba despierta cuando se percató que la manta eléctrica se estaba quemando. En ese entonces, fue a la cocina a por agua para intentar apagar el fuego pero el humo de la combustión debió asfixiarla hasta provocar su muerte. El trabajador que la encontró, informó de que las llamas se habían extendido por distintas partes de la casa.