El asesino de su mujer e hijastra en Daimiel: «Hice lo que tenía que hacer», Ciudad Real

El detenido «no estaba alterado, ni fuera de sí», además añaden que en todo momento tuvo «un comportamiento correcto»
Los policías han descrito la actitud del detenido como «tranquila» y «correcta» | España Diario

 

Los agentes que procedieron a la detención del asesino de su mujer y su hijastra en Daimiel (Ciudad Real) han manifestado que el detenido les dijo que había hecho «lo que tenía que hacer». El asesino responde a las iniciales M.J.Y.M.

Los agentes que acudieron al escenario del crimen alegan que cuando le espetaron que soltara el cuchillo que llevaba en las manos, dijo esa frase con calma y tranquilidad.

Inmediatamente soltó el cuchillo «sin oponer resistencia» y fue detenido. Los policías corroboraron que el detenido «no estaba alterado, ni fuera de sí», además añaden que en todo momento tuvo «un comportamiento correcto».

En un primer momento, se acogió a su derecho a no declarar, aunque más tarde «recapacitó» y admitió que «era culpable de matar a dos persones, su esposa y su hijastra, por temas económicos, que no podía más y que se había buscado la ruina». Culpaba a su mujer de «gastos excesivos».

La hipòtesis principal que barajan los investigadores es la de que se produjo una discusión por temas económicos en la familia, la hija se entrometió y el hombre acabo por matarla primero a ella y posteriormente a la madre.

Los testigos que han ido aportando sus versiones antes los investigadores dan una descripción de los hechos que dista con la ofrecida por el detenido y autor confeso de los crímenes.

Actitud rara pocos días antes

La psicóloga del centro de la Mujer ha dicho que a principios de febrero recibió a la mujer en su consulta. La recuerda «nerviosa» y le conto que llevaban unes semanas con «muchísima tensión». Según la psicóloga, la víctima le dijo que notaba a su marido «intranquilo» y que era víctima de maltrato psicológico e insultos.

También añade que la mujer le comento que tenían problemas de dinero: «Me dijo que había mirado un piso—la víctima—pero que necesitaba un aval y que las cosas cada vez estaban peor».

La policía cree en estas palabras, pues han corroborado que el día de la muerte, había quedado con una inmobiliaria para firmar un contrato de alquiler.

La psicóloga comenta que la mujer les dijo que «estaba preocupada y tenia miedo porque últimamente tenía una actitud muy rara». «Pero esto se va a acabar el lunes que voy a una inmobiliaria a firmar un alquiler», le dijo la víctima.

Comentarios