Lola, 16 años y con parálisis cerebral, discriminada por los autobuses de Santander

Según explica Lola, los conductores alegan que: «la moto no es una silla de ruedas»
Lola ha logrado que se hable de su caso y que la administración responda | Facebook

 

Lola González-Pinto, una joven adolescente de16 años que padece una parálisis cerebral, ha denunciado las dificultados y obstáculos que le ponen los conductores de autobuses cuando Lola se dispone a hacer uso de ellos. Ha denunciado que en muchas ocasiones la han «dejado tirada en la parada o han pasado de largo».

Así, cansada de encontrarse esta situación protagonizada en muchas ocasiones por «conductores del TUS», ha decidido dar luz a su caso. Alega que no le permiten «acceder a los autobuses porque, según dicen, la moto no es una silla de ruedas». Añade, además, que «algunos incluso se van directamente sin darme ninguna explicación».

Lola denuncia que en otras ocasiones, cansados los conductores por la insitencia de la joven de hacer usufructo de este transporte público, los conductores le dicen que «la rampa estaba rota y se ha ido».

«Me parece horrible que me deje tirada», ha dicho Lola. Esta situación la ha hecho pública mediante un vídeo que ha subido a las redes sociales, el cual en poco tiempo se ha convertido en viral.

Las consecuencias

La presión mediática que ha recibido la alcaldesa de Santader, a raíz de que Lola la etiquetase en el vídeo, ha dado sus frutos y ha llevado a la alcaldesa a pedir perdón a Lola por tener que vivir estas situaciones.

Gema Igual, regidora del ayuntamiento, ha comunicado que se reunirá con Lola la próxima semana y que los conductores de transporte público tienen que facilitar el acceso al mismo a las personas con movilidad reducida.

Comentarios