ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Estas son las carreteras cántabras que reducen su velocidad a 90 km/h

Solo dos carreteras cántabras se han visto afectadas por la medida de la DGT
Se han cambiado unas 30 señales de 100 km/h a 90 km/h en las carreteras asturianas | EspañaDiario

 

La reducción de velocidad a 90 km/h en las carreteras convencionales entra en vigor este martes 29 de enero. La modificación del Reglamento General de Circulación que contempla esta medida fue aprobada en el Consejo de Ministros del 28 de diciembre y publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) al día siguiente, aunque entra en vigor al mes de su publicación, para dar tiempo a los titulares de las vías afectadas a realizar cambios en la señalización.

Este mismo lunes 28 de enero, los directores generales de Carreteras, Javier Herrero; y de Tráfico, Pere Navarro, han cambiado la última señal que limita a 100 km/h la velocidad en vías convencionales por la de 90 km/h, que ha tenido lugar en el punto kilométrico 44,120 de la N-6, en Madrid.

Durante los últimos 30 días, la Dirección General de Carreteras (DGT), a través de sus demarcaciones territoriales, así como el resto de titulares de la vía, han procedido a la retirada o cambio de señales de los antiguos límites de velocidad. En total, se han cambiado 2.719 señales de la Red de Carreteras del Estado, que ha tenido un coste aproximado de 526.000 euros, sin IVA. La medida afecta a 11.856 kilómetros.

Las carreteras asturianas afectadas por el cambio

En Cantabria, la medida ha supuesto pocos cambios, ya que solo se ha modificado la velocidad máxima en 2 carreteras —que son la N-611 y la N-643—, afectando a un total de 20 kilómetros de la red viaria

  • N-611
  • N-634

En todas estas carreteras se han retirado un total de 15 señales de 100 km/h que han sido sustituidas por las de 90 km/h. Sobre la red autonómica de carreteras, desde la DGT se ha señalado que no se ha modificado ninguna señal, puesto que el cambio ya se realizó hace un año, por lo que cumplen con la nueva normativa.

El objetivo de esta modificación es equiparar los límites de velocidad de nuestro país a los del resto de países de nuestro entorno, puesto que el 75% de los 877 fallecidos en carretera durante el último año murieron en las carreteras convencionales sin separación de los sentidos de circulación.