ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

AVISO ESPECIAL

4 temporales de nieve dejarán nieve en casi toda España, hasta 1 metro en algunas zonas, la próxima semana

RESCATE JULEN

España, a la espera del milagro: «Es como si Julen fuese el hijo de todos»

El asesino de Laredo usó dos cuchillos para matar a su pareja

Uno de ellos lo había cogido en el bar donde se encontraron, haciendo pensar a los investigadores que actuó premeditadamente
El autor del asesinato siendo detenido por la Guardia Civil | EFE

 

El asesino de una joven en la localidad cántabra de Laredo habría actuado con premeditación y no fruto de un impulso. Se ha podido confirmar que utilizó dos cuchillos diferentes para asestar a su pareja las 20 puñaladas que acabaron con su vida. Uno de ellos se lo llevó de la cocina del bar donde horas antes había coincidido con la víctima, el otro lo cogió ya en el lugar del crimen.

El autor del primer asesinato machista de 2019, que tuvo lugar la madrugada del 3 de enero, se encuentra detenido tras confesar la muerte de su pareja, una joven de 26 años de nacionalidad dominicana, y entregarse a la Guardia Civil.

Unos minutos ante que él la matará en casa de esta, los dos se habían encontrado en un pub del casco antiguo de la población. La víctima se marchó a la media hora de entrar en el local.   

Una relación marcada por las discusiones y las idas y venidas

Tras la marcha de ella, el asesino, de nacionalidad ecuatoriana y 29 años, cogió un cuchillo de la cocina del bar, y se dirigió al domicilio de quien había sido su compañera sentimental, ya que se encontraban en trámites de separación. Amigos y vecinos explican la suya fue una relación que «iba y venía», marcada por «discusiones», aunque «normales». 

Concentraciones en contra del primer asesinato machista del 2019 | Europa Press

 

El joven se personó en la vivienda de la chica, y una vez dentro, le asestó primero un par de puñaladas con el cuchillo del bar que portaba consigo, y luego con otro que cogió la cocina de la casa con el que siguió acuchillándola en el tórax.

Las amigas de la joven intentaron evitar el asesinato

Las compañeras de piso permanecían refugiadas, ante la violencia y las amenazas vertidas del asesino confeso, en un dormitorio desde el que alertaron al 112 de Cantabria ya pasadas las 4 de la madrugada.  

La llamada de alerta emitida desde el cuarto piso del número 2 de la calle Rosario Ochandiano de Laredo obligó a las autoridades de la Guardia Civil y de la asistencia sanitaria del 061 a desplazarse de urgencia hasta el inmueble para tratar de evitar la muerte de la joven víctima.

A su llegada, los servicios de emergencias no pudieron hacer nada por reanimar a la joven, que deja huérfana una hija de cinco años en su país de origen. Mientras, el presunto agresor, que alegó en su declaración que había tomado un par de copas, había abandonado ya el domicilio.