Asesina a su marido, le corta la cabeza y se la da en una caja a una amiga en Castro Urdiales (Cantabria)

La mujer no le dijo a su amiga qué contenía la caja, tan solo que se la guardara
La mujer que la ha encontrado ha tenido que ser atendida por un ataque de ansiedad | España Diario

 

Una mujer ha sido detenida acusada del asesinato de su marido en Castro Urdiales (Cantabria). La mujer arrestada dio a su amiga una caja sin decirle qué había dentro y que en realidad contenía la cabeza de su marido.

Tras recoger la caja que le dio su amiga, el fuerte olor que desprendía hizo que la mujer la abriese para ver qué había dentro y que desprendía aquel hedor. Al abrirla no dio crédito de lo que vio: la cabeza del marido de su amiga.

Así, momentos después, las sirenas de los cuerpos de seguridad inundaban la localidad y abrían una investigación para determinar los motivos del asesinato y cómo falleció el hombre.

Con todo, la mujer que avisó a la policía tuvo que ser atendida por los equipos de asistencia médica, pues sufrió un ataque de ansiedad tras descubrir el contenido de la caja.

La cabeza pertenece al marido de la detenida, de 67 años. La mujer arrestada, su mujer, tiene 61.

🔴 ¿Te interesa esta noticia? Haz click aquí para recibirlas gratis en tu móvil antes que nadie

Grave un ciclista al chocar contra un muro en la presa del embalse del Ebro (Cantabria)

Efectivos del 112 han evacuado este sábado por la mañana al Hospital Universitario Marqués de Valdecilla a un ciclista que ha resultado herido de gravedad cuando circulaba a la altura de la presa del embalse del Ebro, en la localidad de Arroyo (Las Rozas de Valdearroyo) al chocar contra un muro, sobrepasarle por encima y caer 10 metros.

El herido sufre politrauma y ha sido evacuado en helicóptero hasta el aeropuerto 'Seve Ballesteros' y desde allí ha sido conducido en ambulancia a Valdecilla, según ha informado el 112.

Ocho años y medio por abusar de su hija menor: «Hice lo que ella quería; no tiene perdón de Dios»

Un hombre acusado de abusar sexualmente de su hija adoptiva será condenado a ocho años y medio de cárcel, según se ha acordado en el juicio celebrado este lunes contra él, en el que ha admitido los hechos aunque ha asegurado que hizo «lo que ella quería».

«No fui yo el que provocó la situación, ni muchísimo menos», ha apuntado el procesado durante el interrogatorio y antes del derecho a la última palabra, que ha aprovechado para pedir disculpas a la sociedad y «a quien proceda». «Entiendo que no tiene perdón de Dios», ha expresado antes de finalizar la vista, que ha quedado vista para sentencia.