TEMPORAL EN DIRECTO

❄️⛔️ ALERTA CARRETERAS: La A-6, cortada por la nieve

Pedro, una de las víctimas de las prótesis defectuosas de Jhonson&Jhonson: «Era como veneno»

Lleva tres operaciones y debe someterse a una cuarta, aunque no le han asegurado que tras esta última quede bien
Pedro vive con terribles dolores por culpa de una prótesis defectuosa que le pusieron en 2010 | GTRES

 

El caso de Pedro Pérez es solo uno de los muchos que existen en España o alrededor del mundo. Se trata de un canario de 49 años que vive desde hace unos años con insoportables dolores de cadera y en una de sus piernas, un dolor que le ha llevado a depender de terceras personas, habitualmente su mujer, para hacer cosas tan básicas como ducharse.

Todo ello es consecuencia de un implante de cadera defectuoso de la empresa Jhonson&Jhonson que le pusieron en el año 2010, según información publicada por ‘El Español’. Se trata de una de las prótesis Depuy ASR XL y en España hay un total de 1.471 afectados.

La farmacéutica creó este tipo de prótesis y en nuestro país se llegaron a poner hasta en 70 hospitales hasta el año 2010. Solo un año antes se prohibieron y retiraron en Estados Unidos y Australia porque podían provocar problemas de salud, algo que la misma compañía sabía desde el año 2005, según ha determinado la investigación que se está llevando a cabo en la Audiencia Nacional.

La prótesis actuaba como un «veneno» en el organismo

Como Pedro hay muchos otros pacientes, con problemas serios derivados de haber llevado las prótesis durante algún tiempo, pero su caso ha sido probablemente uno de los más duros. Su historia empieza en 2008, cuando se cayó de un andamio de 20 metros y poco después empezó a tener artrosis.

Para arreglar su problema se decidió ponerle un implante de cadera, fue en 2010 cuando se sometió a la operación, solo cinco meses antes de que se prohibieran en España. Más tarde, tuvieron que volver a operarlo para retirarle la prótesis después de ver los problemas que le había provocado.

«En 2016 empecé a hincharme, a retener muchos líquidos. Se me hinchaban los brazos, las piernas, los pies...Aumenté un montón de peso y tenía muchísimo sueño, me quedaba dormido en cualquier lado. La prótesis, que era de metal, iba desprendiendo cromo y cobalto que me llegaron a la sangre y aquello era como veneno», ha contado a ‘El Español’.

Tuvieron que operarle tres veces y aun así su problema no se ha solucionado. «Esta operación fue un miércoles, el médico no quedó contento y la repitieron el viernes de la misma semana poniéndome unos anclajes. Comencé una rehabilitación y aun así no podía caminar. A los dos meses me hicieron una tercera operación y otra vez rehabilitación», ha explicado.

Su vida desde entonces ha sido un calvario: «Vivo con fuertes dolores, tomo hasta 20 pastillas al día. Me han dado de todo: opiáceos, morfina, y ni con esas aguanto el dolor. La morfina no la puedo beber, tampoco me la puedo poner en parches porque me hacen el efecto contrario. Tengo que pincharme en las piernas, en las nalgas...ya no puedo ponerme más pinchazos porque tengo la piel hecha un desastre».

Después de todo esto, todavía le queda una cuarta operación, ahora para implantarle una macroprótesis que lleva un fémur artificial, aunque, de todas formas, no le han asegurado que quede bien.

Se está llevando a cabo una investigación

Hay que mencionar que de tan importancia han sido los casos de problemas con las mencionadas prótesis defectuosas de Jhonson&Jhonson que en 2017 se presentó una querella común en representación de 64 afectados de muchas comunidades de España.

Es el titular del Juzgado Central  de Instrucción número 6 el que investiga los hechos y ha sido ahora cuando se ha levantado el secreto de las actuaciones. Por su parte, Pedro pide, en declaraciones a 'El Español', «que se haga justicia, que la paguen y si tienen que ir a la cárcel, que vayan». «Lo que quiero es que vuelva a ocurrir algo así», concluye añadiendo también: «Me han destrozado la vida».

Comentarios