El niño que escapó del crimen de su padre en Tenerife: «¿Alguien me lleva a Alemania?»

El pequeño huyó de la cueva donde su padre los agredió y, presuntamente, acabó con la vida de su madre y su hermano y fue hallado por unos vecinos
El pequeño logró escapar de la agresión de su padre en una cueva de Tenerife | Telecinco

 

Sin el pequeño Jonas, el niño de 5 años que escapó de la cueva donde su padre agredió a su madre y su hermano hasta la muerte, seguramente el crimen de Adeje no se habría resuelto. Así lo cree la Guardia Civil, que ha confirmado que su aparición fue un elemento clave en el caso.

El menor fue hallado por unos excursionistas, solo y perdido. Rosi y su hermano caminaban ese día por la zona, vieron al niño y se acercaron a él. Le preguntaron dónde estaba su familia y su casa, pero el menor hablaba solo alemán y no lograron entenderle.

Estaba asustado y decía que su padre había pegado a su madre

Por ello, los hermanos decidieron llevar a Jonas a la casa de otra vecina que sí que conoce el idioma. Fue entonces cuando el pequeño trató de contar lo que acababa de pasar. Según ha contado Rosi en una entrevista a ‘El Día’, un diario local, lo primero que dijo el pequeño fue: «¿Alguien me lleva a Alemania?».

La vecina ha contado que Jonas estaba «asustado y calladito». Aún así explicó que sus padres se habían pegado y él se había ido de allí. Le preguntaron dónde estaba su casa, pero el niño no logró explicarles el lugar concreto, solo les decía: «Para abajo, para abajo».

Aun así, intentaron dar con su casa, sin éxito, y cuando se dieron cuenta de que no sería posible decidieron que la mejor opción era llevar a Jonas a la Jefatura de la Policía Local de Adeje. Una decisión que acabó por ser la indicada pues eso permitió descubrir lo que había pasado con su madre y su hermano y llegar hasta ellos, aunque sus cuerpos fueron encontrados ya sin vida.

Los padres del niño se estaban separando

Otro de los datos clave del caso que han salido a la luz es que el matrimonio se estaba separando. De hecho, la madre y los niños habían acudido a Tenerife para que los pequeños vieran a su padre, porque ya no vivían juntos.

Sin embargo, lo que sucedió no era para nada de esperar. El padre engañó a la familia, preparó una supuesta excursión para pasar un día en familia y alquiló un coche para ir hasta un lugar lejano, en la montaña, de bastante difícil acceso.

Allí los llevó hasta una cueva y fue en ese momento cuando, según las palabras del niño que escapó y los datos de la investigación, comenzó a golpear a la mujer y a los dos pequeños, aunque Jonas logró escapar del lugar.

Comentarios