ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

A juicio una mujer que apuñaló a otra «para ponerla fea» en Las Palmas

La agresora sentía celos de la víctima que era la cuidadora de la madre de su pareja
La víctima tenía heridas graves en cuello, cara, ojos y espalda | Archivo

 

La sección primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas de Gran Canaria ha acogido este martes el juicio contra una mujer que apuñaló a otra al sentir celos. La procesada, una joven hondureña de 24 años, está acusada de intentar matar a la víctima del acuchillamiento, aunque ella esgrime que solo quería «ponerla fea».

En su testimonio delante del juez, la víctima ha confirmado que fue atacada mientras iba al trabajo y que la agresora la esperaba en un portal. Tras decirle la segunda que la estaba esperando, le clavó un cuchillo en el cuello. Según recoge ‘Canarias 7’, le siguió asestando puñaladas, hasta 10, en la cara, la espalda y los ojos con un cuchillo de sierra de 21 centímetros.

Los celos provocados por la pareja de la agresora, la causa del ataque

Víctima y agresora se conocían porque la primera era la cuidadora de la madre de la pareja de la segunda. El motivo para tal brutal ataque era los celos que sentía la acusada, Rosa Angélica E.R, ya que su pareja no dejaba de repetirle lo guapa que era la víctima.

En su declaración, Rosa Angélica ha asegurado delante del magistrado ser la autora de los hechos, aunque negó que estuviera esperando a la otra mujer. Manifestaba que justo después del apuñalamiento «estaba todo muy oscuro. Luego me desmayé y cuando me desperté vi que tenía sangre en las manos y no podía creer nada».

La policía cree que fue un ataque planificado

Varios agentes que han testificado en el juicio han asegurado que el crimen estaba planificado. En el registro de su teléfono móvil se habrían localizado búsquedas de cómo cometer un crimen con las manos y no ser atrapada, cómo usar ácido sulfúrico o qué hacer para evitar ser localizada rastreando la posición de su teléfono móvil.

Los agentes de la Policía Nacional tuvieron que evitar que muriera desangrada | Policía Nacional

 

Tanto los agentes como el médico que atendió a la víctima explicaban la violencia del ataque:  «Todos los compañeros coincidimos, y ni el médico que la atendió, que lleva 30 años en el hospital, había visto algo así». Los agentes utilizaron un mantel de un restaurante cercano para tapar las heridas y evitar que muriera desangrada.

La Fiscalía y la acusación particular pedían 15 años de cárcel aunque la petición podría verse reducida tras haber llegado a un acuerdo con la defensa. El abogado de la víctima explicaba también que la pareja de la acusada es responsable subsidiario, ya que «indujo a la chica de forma reiterada a la comisión del delito».