Ryanair obliga a bajarse de un avión de Ibiza a Madrid a un menor dispacitado

El joven de 17 años sufrió un ataque de ansiedad y golpeó levemente a sus padres lo que hizo que la tripulación no de le dejara embarcar «por razones de seguridad»
El joven iba a volar a Madrid desde Ibiza para después coger otro avión a Marruecos
El joven iba a volar a Madrid desde Ibiza para después coger otro avión a Marruecos | España Diario

Polémica por la decisión de la tripulación de un avión de la compañía Ryanair que cubría un trayecto entre Ibiza y Madrid el pasado viernes. Obligaron a bajarse del aparato a un joven discapacitado de 17 años, que sufre microcefalia e hiperactividad, después que este tuviera un ataque de ansiedad en la puerta de embarque.

El menor tenia previsto desplazarse a la capital junto a sus padres y su hermana de 16 años, residentes en Formentera. Una vez allí, iban a coger otro vuelo a Marruecos y pasar allí las Navidades como hacen cada año. 


Una prima suya, Turia González, explicaba a 'El Diario de Ibiza' la situación: «se puso muy nervioso y empezó a dar manotazos a sus padres. Es un joven grande pero con una mentalidad de un niño de dos años». 

Pese que fue una situación tensa, González confirma que «el resto de pasajeros mostraron mucha empatía con la familia». No tuvieron la misma reacción los trabajadores de la aerolínea irlandesa, que según ella, «se escondían como si mi primo fuese un animal».  

Consiguieron calmarlo antes de embarcar con la ayuda de una doctora

Una doctora francesa fue de gran ayuda para la familia en esos momentos. Viendo la situación, les ofreció un tranquilizante para el menor. Este, una vez se lo tomó, se calmó y pudo embarcar sin ningún problema. 


Aun así, el piloto decidió que no iba a despegar si no se bajaba del avión, provocando el enfado y la indignación de la familia y los pasajeros. «Mis tíos le dijeron que no se iban a bajar y algunos pasajeros empezaron a criticar lo que estaba haciendo la compañía», cuenta la prima del joven. 

El comandante, entonces, decidió avisar a la Guardia Civil, cuyos agentes tampoco comprendían los hechos: «no entendían por qué tenían que echar a mi primo. Lo único que vieron fue a un niño discapacitado sentado tranquilamente en su sitio».  

Los familiares se sintieron humillados

Finalmente, el menor tuvo que abandonar la aeronave acompañado de su madre y rápidamente se marcharon del aeropuerto. «Se sentía tan humillada que lo único que quería era salir de allí», afirma Turia González sobre su tía. 


Se dirigieron a la Guardia Civil para presentar una denuncia pero los agentes les dijeron que no se había producido ningún delito y que reclamaran ante AENA. Madre e hijo han renunciado a coger otro vuelo y parece que «la familia pasará las Navidades separada por culpa de Ryanair»

Ryanair ha argumentado «razones de seguridad»

Ryanair ha querido dar su versión de los hechos acontecidos en el aeropuerto ibicenco. Según la empresa irlandesa, la tripulación procedió al desembarco del menor «por razones de seguridad»Defienden que esta acción se produjo buscando «la comodidad y el bienestar de nuestros clientes» y que se ofreció «apoyo a estos clientes con opciones para vuelos alternativos».