Brutal pelea entre dos soldados en Magaluf al cortarle el cuello a su amiga en una discoteca

Ambas se conocieron en el Ejército de Escocia hace un año
Imagen de la Sarah, la agredida y de Sidney, la agresora | Redes Sociales

 

Magaluf es una zona de Baleares a la que asisten cada año miles de turistas, normalmente de denominación inglesa. En Magaluf se encontraban de vacaciones, como tantas otras personas, Sidney C., Sarah A. y otra amiga en común de las dos. Todo iba bien hasta que Sidney le cortó el cuello a su amiga Sarah en una discoteca de la isla, en la zona de Punta Ballena.

Sarah, Sidney y la tercera amiga compartían habitación en un hotel de la zona y se encontraban en Magaluf de vacaciones. Empezaron a beber desde bien empezado el día: vodka, ginebra, chupitos de varios tipos de alcohol…

En un momento determinado de la noche, sobre las 00.55 horas, Sarah y Sidney discutieron. Estaban en la discoteca Bananas Disco y, tras la disputa, Sidney acabó golpeando a Sarah con un vaso de cristal en el cuello. Esto le provocó a la agredida un corte muy profundo en el cuello y tuvo que ser hospitalizada de urgencia. En estos momentos, la joven continúa ingresada en el Hospital de Son Espases de Palma, aunque los sanitarios han comunicado que no se teme por su vida.

La versión de Sarah, la agresora

Imagen de Sidney, la agresora de 19 años | Redes Sociales

 

La Guardia Civil acudió al local en el que se había producido la agresión y arrestó a Sidney, acusada de un delito de lesiones graves sobre Sarah. La explicación de Sidney fue que Sarah se había interpuesto entre ella y la otra amiga, con quien realmente estaba discutiendo.

La versión de la detenida es que Sarah, a quien conoció hace un año en el ejército pues las dos son soldados, le dio primero un puñetazo a ella, tras lo que la arrestada le dio un tirón de pelo y después acabó lanzando un vaso contra el suelo. Su explicación es que uno de los cristales habría saltado con la mala fortuna de clavarse en el cuello de su amiga. Dos testigos del incidente aseguran que Sarah fue golpeada por Sidney en la cara por un vaso que tenía en la mano.

Sidney ha negado esta versión, y alega que ambas son muy amigas desde hace un año, cuando se conocieron en el ejército. A decir verdad, la relación que tenían—o mantienen—parecía real, pues se han encontrado fotos en las redes sociales de las dos con un tono muy amigable, e incluso con la misma ropa.

Tras las preguntas del fiscal en cuanto a cómo pudo clavarse los cristales de un vaso caído al suelo, Sidney dijo que «habían saltado del suelo. Habíamos bebido todo el día y las dos estábamos muy borrachas». A pesar de ello, este lunes por la tarde fue decretada la orden de ingreso en prisión.