ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El padre de Samuel Benjamin, menor desaparecido en Calvià, denuncia a su mujer por secuestro parental

Las primeras sospechas, si se confirma el secuestro parental, es que se hallaría en Alemania
Imagen de Samuel Benjamin, con el atuendo de la descripción | @VictimSupportEU

 

El padre del menor de 5 años Samuel Benjamin de Vries, desaparecido desde el pasado 26 de noviembre, ha interpuesto una demanda de sustracción de menores a la madre del niño.

El pequeño fue visto por última vez el pasado 26 de noviembre en Calvià (Baleares). Las características ofrecidas del niño son la estatura, mide 1.3 metros y su peso, 15 kilogramos. También detallan que en el momento del presunto secuestro parental vestía unas bermudas tipo chándal de color gris y una camiseta color verde pistacho con un dibujo de Mickey Mouse. Además, Samuel Benjamin llevaba unas sandalias de color azul.

Samuel Benjamin lleva desaparecido desde el pasado 26 de noviembre de 2018 | SOS Desaparecidos

 

Desde el Ministerio de Interior, se ha difundido el aviso de búsqueda del menor, aludiendo a que se trataba de un ‘menor desaparecido’. A pesar de ello, la denuncia interpuesta por el padre del menor ha hecho pensar que pueda tratarse de un secuestro, por parte de su madre.

Tras estos indicios, el juez del Juzgado de Instrucción número 9 de Palma ha ordenado que la Guardia Civil sea la encargada de llevar a cabo la búsqueda del pequeño, a raíz del presunto delito de secuestro parental.

Según las primeras pesquisas, el menor podría estar en el extranjero después del secuestro. Las primeras líneas de investigación señalan que podrían estar, tanto la madre como el niño, en Alemania.

Se archivan las ocho denuncias de Juana Rivas por «inverosímiles» y por «manipular» a sus hijos

La Fiscalía italiana ha archivado las ocho denuncias interpuestas por Juana Rivas entre los años 2016 y 2018 contra su ex pareja Francesco Arcuri, en las que la española lo acusaba de maltrato a sus hijos. De hecho, ha considerado «absolutamente inverosímil la narración de la extraordinaria violencia» hacia sus hijos por parte del padre.

Según lo entiende la fiscalía italiana, Rivas ha usado a sus hijos «como escudos humanos», obligándoles a situarse «con el progenitor que ellos entendían más frágil» y haciéndoles declarar y narrar agresiones que no han existido jamás.

El motivo principal por el que se ha acabado teniendo esta percepción ha sido que ninguna de las denuncias de la española han podido ser probadas, es decir, que no hay pruebas de ello. Se basan en que las pruebas presentadas no correspondían a las situaciones denunciadas, por lo que las únicas pruebas que tenían peso fueron las declaraciones de sus hijos, los cuales se encontraban bajo una «manipulación materna».