Encuentran en buen estado a Nerea Bonnin, menor de 16 años desaparecida en Mallorca desde octubre

La madre recibía informaciones en el móvil que decían que se hallaba en Jaén
Nerea ha sido hallada en buen estado tras su desaparición el pasado 9 de octubre | Mallorcadiario.com

 

La asociación que colabora con las familias de las personas desaparecidas, SOS Desaparecidos, ha comunicado en su cuenta oficial de Twitter que Nerea ya ha sido localizada y además, en buen estado de salud.

La Guardia Civil y la Policía Nacional tambiñén han colaborado en los operativos de búsqueda de la menor de origen balear. De momento no se han dado u ofrecido más datos sobre los detalles del hallazgo de Nerea.

La desaparición de Nerea

María José Sánchez llevaba buscando de manera desesperada a su hija menor de 16 años Nerea Bonnin Sánchez desde hacía seis meses, más concretamente desde el pasado 9 de octubre.

El caso de la desaparición de Nerea no ha sido un caso común, pues una de las últimas informaciones que recibió María José sobre Nerea es que se encontraba «en un pueblo de la provincia de Jaén». Nerea y su madre son residentes de Mallorca, por lo que pocas cosas pueden ligar a Nerea con la provincia de Jaén.

Aunque la madre sí tenía una conexión posible, «se la llevó su novio» relataba la madre. Nerea desapareció el 9 de octubre, fecha en la que la menor cumplía 16 años. Aquel día Nerea desapareció y su madre acudió a la Policía Nacional a interponer una denuncia sobre los hechos.

Vista en Jaén con su novio

SOS Desparecidos publicó el aviso de búsqueda de Nerea en las redes sociales | SOS Desaparecidos

 

El medio ‘Diario de Jaén’ tuvo acceso a un documento oficial en el que señalaban que Nerea fue vista en Plaza España y en una zona conocida como ‘Las Columnas’ en compañía de su pareja.

Al cabo de unas semanas de la desaparición de Nerea, que en alguna ocasión contactó con su abuela mediante conexión telefónica, María José recibió un mensaje de una persona que aseguraba ser amiga de la hermana del novio de Nerea: «Me dijo que estaban en Jaén, que vivía con él en un pueblo, pero no me ha facilitado más datos» contaba la madre.

María José, al tiempo, recibió otro mensaje desde un número desconocido. En el mensaje aparecía una fotografía de Nerea que iba acompañado del texto: «Idos a la mierda, estoy muy feliz». La madre tenía dudas de la autoría del mensaje: «¿Quién me dice a mí que eso lo ha mandado mi hija?, pudo haber sido otra persona» argumentaba María José.

En otro orden, las fuentes oficiales confirmaban que se estaba llevando a cabo un operativo de búsqueda de la menor, pero no estaba centrado en la provincia de Jaén. Según la Guardia Civil, existe un protocolo para personas desaparecidas que comparten con otros lugares. Es decir, si hubiesen tenido motivos sólidos de que Nerea estaba en Jaén, ya hubiesen activado la búsqueda por la provincia andaluza, pero no fue así.

Paralelamente, María José trataba de averiguar dónde estaba Nerea con la poca información que tenía. «No me dicen nada más y ya no me queda paciencia. Son casi seis meses sin saber dónde está Nerea» explicaba desesperada la madre de la menor.

El novio agredió a Nerea en el pasado

Además, añadió que desde que iba con este chico, había notado un cambio radical en la actitud de la menor: «Fue conocer a este chico y se volvió como loca, siempre lo defendía, no se le podía decir nada sobre él». María José presentó la demanda de desaparición presentando conjuntamente una sentencia de carácter condenatoria del novio de su hija por «propinarle un puñetazo en el estómago que la hizo caer sobre la mesita de la habitación, lo que le provocó una contusión en la pared torácica» dice el documento.

Esta sentencia por agresión obligó al novio de Nerea a cumplir con trabajos para la comunidad durante 40 días, además de no poder acercarse a Nerea a menos de 500 metros durante los cuatro meses posteriores. María José explicaba que «La orden de alejamiento expiró, mi hija cumplió 16 años y se escaparon por el patio».