ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El cadáver hallado en una piscina en Ibiza no fue víctima de un ahogamiento

La Guardia Civil trabaja para determinar el motivo de la muerte del sevillano de 33 años
Imagen de archivo de una investigación policial | Guardia Civil

 

El pasado martes, 7 de agosto, fue encontrado el cadáver de un hombre, vecino de Sevilla, de 33 años de edad, en una piscina localizada en un hotel de Santa Eulalia del Río, ubicado en la isla de Ibiza. Tres días después, los primeros estudios de la autopsia han determinado que la víctima no falleció como consecuencia de un ahogamiento.

Así lo han confirmado fuentes de la Guardia Civil, quienes han detallado que la autopsia servirá para terminar de determinar el motivo real de la muerte. Por el momento, se contempla la posibilidad de que el fallecido pudiera ingrerir algún tipo de sustancia que fuera la causante de provocar su muerte, aunque es una suposición.

Sin embargo, los efectivos del Instituto Armado sí han podido confirmar que la víctima no presentaba signos de violencia en su cuerpo. Por esto motivo, y por el momento, no se contempla la posibilidad de que la muerte haya sido consecuencia de un asesinato, aunque las fuerzas de seguridad indican que es pronto para descartar hipótesis.

Se había reunido con su pareja

El cadáver del fallecido fue hallado a las 06.30 horas en el hotel localizado en la avenida Punta Arabí de Es Canar, en Santa Eulalia del Río, Ibiza. Sin embargo, la plantilla del establecimiento confirmó que la víctima no era cliente suyo, no pudiendo detallar los motivos de su presencia.

Del mismo modo, la pareja sentimental del difunto confirmó que unas horas antes de confirmarse el hallazgo de su cuerpo sin vida se había visto con él, afirmando que no presentaba ningún tipo de malestar. A petición personal, la identidad de esta persona no ha trascendido.

Imagen de archivo | EspañaDiario.es

 

No pudieron evitar su muerte

Una vez llegaron al lugar de los hechos, los efectivos de emergencias sanitarias de la isla balear, juntamente con agentes de la Policía Local, realizaron, por un periodo superior a una hora, labores de reanimación cardiopulmonar para intentar salvar su vida. Sin embargo, estas representaron un esfuerzo inútil para evitar la muerte.

Debido a las importantes novedades que rodean el caso, la Guardia Civil ha ampliado la información obtenida en la investigación que se encuentran desarrollando, para intentar determinar el motivo definitivo de la muerte y así poder conocer finalmente la causa de la muerte.