ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un profesor de la Universidad de Oviedo es sancionado por amenzas de violación

El profesor del departamento de psicología ha sido sancionado durante seis meses por sus comentarios y comportamientos sexistas
Imagen del claustro de la Universidad de Oviedo | Universidad de Oviedo

 

Un profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo ha sido sancionado con seis meses de suspensión de sus funciones docentes por la realización de comentarios y comportamientos de carácter sexista hacia alumnas que cursan sus estudios en el centro. La Universidad de Oviedo considera la actitud de este profesor «una infracción grave y continuada de falta de consideración con los administrados».

 

Ya tenía un expediente abierto por la universidad

El profesor ya tenía un expediente sancionador abierto, después de que se conociera unas declaraciones que realizó en una de sus clases: «para venir a una revisión tenéis que venir maquilladas y con escote, y si fuera necesario, os tendríais que sacar una teta. Así os pondría la nota que quisierais». El caso fue yendo a más por parte del docente. «Cuando queráis os pasáis por mi despacho a ligar» o la más grave: «Si volvéis a repetir, os violo».

Varias alumnas han asegurado que estas declaraciones iban acompañadas por contactos físicos inapropiados como: agarrar a estudiantes por el hombro o por el brazo, acercarse demasiado a determinadas personas, abrazar o besar en la cabeza y coger por la cintura. 

 

Asamblea Abierta de Estudiantes destapa al profesor

Estas actitudes y declaraciones del profesor han sido dadas a conocer por la Asamblea Abierta de Estudiantes de Psicología y Logopedia (AAEPL), de la Universidad de Oviedo. También han querido dejar constancia de su rechazo a la sanción impuesta al docente por la universidad, ya que en el reglamento de la facultad se recogen castigos más severos para este tipo de casos. 

Parece ser que este caso se venía repitiendo cursos atrás, según los estudiantes. En concreto, han tratado de denunciar al profesor durante varios años, alegando que estos comportamientos y declaraciones se producían a diario, y que las alumnas tenían que convivir y soportar al individuo día tras día sin saber como lidiar y sintiéndose desamparadas por el decanato de la Facultad.

Aseguran que «el profesor utilizó su posición de poder para humillar, vejar y denigrar a alumnas, cosificándolas y convirtiéndolas en objetos sexuales durante años y sin que nadie tomase cartas en el asunto».