ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Resuelven el asesinato de Sheila Barrero, presuntamente a manos de su exnovio, quince años después

El caso se reabrió para analizar las pruebas de nuevo con los avances de la ciencia, sin embargo, la Fiscalía se niega a acusar al sospechoso
Sheila Barrero fue asesinada cuando solo tenía 22 años | Cedida

 

Shelia Barrero fue asesinada el 25 de enero de 2004, cuando solo tenía 22 años, pero su crimen aún no se ha podido resolver. En su día se cerró el caso, pero los investigadores han logrado que se reabra y podrían haber dado finalmente con el autor del asesinato de la chica.

Sheila volvía de fiesta después de trabajar cuando fue asesinada

La chica fue asesinada una mañana que volvía de fiesta después de haber trabajado toda la noche y haberse quedado un rato tomando unas copas con amigos. La joven compaginaba su trabajo en una agencia de viajes de Gijón con otro los fines de semana en un ‘pub’ de León.

Por aquella época la chica acababa de terminar una relación. Borja, su expareja, la había dejado para volver a empezar una relación con una ex. A Sheila no le sentó nada bien, según publica ‘El Confidencial’, pero no le quedó más remedio que tratar de sobrellevar la situación.

El 25 de enero la joven trabajó en el ‘pub’ y plegó a las 7.00 horas de la mañana. Ese día, ella y unos compañeros de trabajo decidieron ir a otro local de la zona para pasar un rato, no estuvieron mucho, pues una hora más tarde se fueron de allí.

Fue en ese momento cuando la joven cogió su coche, un Peugeot 206, para volver a su casa, en Degaña (Asturias), a unos 26 minutos en coche del lugar en el que se encontraban. Hay que mencionar que para llegar a su casa, Sheila tenía que pasar por un puerto de montaña, fue allí donde fue asesinada.

La mataron de un disparo en su coche

Alguien hizo que parara su vehículo en esa zona, en lo alto del puerto. Esa persona se subió al coche, en la parte de atrás y, según se dedujo de las investigaciones, disparó a la nuca de la chica con una pistola de pequeño calibre.

La bala la atravesó pero no llegó a traspasar la luna del Peugeot, por lo que no tenía demasiada fuerza. Tras los hechos los investigadores no lograron nunca dar con el responsable y el caso acabó por archivarse.

Sin embargo, nunca han tirado a toalla y ahora han conseguido reabrir las diligencias en el juzgado alegando que la ciencia ha avanzado lo suficiente para poder descubrir ahora algo que entonces no se hizo.

Los investigadores culpan a Borja de los hechos

Tras analizar de nuevo las pruebas, con técnicas más avanzadas que las de hace unos años, han probado que el culpable del caso sería Borja, el exnovio de Sheila. En 2004, cuando comenzaron la investigación del caso interrogaron a los amigos de la joven, entonces dedujeron que el único que presentaba restos de haber apretado un gatillo recientemente era Borja.

Sin embargo, él dijo que hacía una semana que había ido de caza, y no se pudo probar que fuera el culpable. Ahora los químicos han logrado pruebas mejores aislando muestras de la mano derecha del chico tomadas en 2004. Se ha logrado aislar «una partícula de plomo, estaño y bario que es igual a los residuos de disparo encontrados en el casquillo» de la escena del crimen.

Además, han podido comprobar ahora que la concentración de las partículas que presentaba «corresponden a un único disparo (…), lo que no sería compatible con la caza que Borja manifestó practicar, toda vez que cualquier cazador hace más de un disparo en una jornada de caza, y ninguna munición de caza tiene estaño en su composición».

Otra de las pruebas es una fibra de algodón que se encontró sobre una bufanda de Sheila que se estaba en su coche. Se analizó en su día y se determinó que podría ser de una chaqueta de Borja, sin embargo, no se pudo confirmar al cien por cien, pues podría ser de cualquier otra prenda con características iguales.

Ahora, con un análisis más exhaustivo se ha comparado la fibra con la chaqueta del chico y se ha determinado que, efectivamente, son idénticas. No solo en cuanto a tejido, sino también en las condiciones de vida, cosas como los lavados, el desgaste, los productos utilizados en la prenda, etc.

Todas estas nuevas pruebas, y algunas otras, han hecho que los investigadores hayan deducido que es Borja el responsable del asesinato de Sheila, sin embargo, la Fiscalía no ha estimado ninguna de estas evidencias y se niega a acusar al sospechoso, dejando así el caso todavía abierto.