La Policía detiene a un joven y a un menor por difundir un vídeo íntimo de otra menor en Oviedo (Asturias)

El vídeo fue enviado por la niña en el año 2017 a quién era su pareja
Los cuerpos de seguridad se ha especializado en rastros informáticos. | Policía Nacional

 

La Policía Nacional ha detenido a un joven y a un menor de edad por la difusión sin autorización de un vídeo de contenido sexual que una menor había enviado a quien era su pareja en el verano de 2017. Pese a que el vídeo se había grabado un año antes, el joven que lo recibió lo guardó en su teléfono y acabó por compartirlo con otro adolescente por circunstancias que no han trascendido hasta el momento.

La Policía recibió la denuncia de la menor víctima de la difusión del vídeo con contenido íntimo, una grabación «que había enviado y compartido únicamente con el que era su pareja en el verano del año 2017», según ha informado la Policía en nota de prensa.

Desde comienzos del presente curso escolar en septiembre de 2018, comenzó a circular a través de WhatsApp y entre los estudiantes de un colegio de Oviedo el vídeo de la menor, lo cual provocó en la misma un cambio en su vida, rendimiento y comportamiento.

Tras recibir la denuncia, los agentes localizaron y detuvieron al joven que recibió, compartió y difundió el vídeo, como presunto autor de un delito de descubrimiento y revelación de secretos. Del mismo modo, se procedió a la detención de un segundo adolescente, en este caso menor de edad, que fue quien lo recibió y comenzó a difundir y compartir con otros compañeros de su centro escolar.

 

La difusión del vídeo se hizo viral

A partir de la difusión del vídeo se hizo viral, con el consiguiente daño para la imagen y vida social de la menor. Por parte de la Policía, también se hizo constar que los hechos denunciados podrían constituir en sí un delito de tenencia y distribución de pornografía infantil, dado que la persona que aparece en el vídeo es menor de edad.

Tanto el autor principal de los hechos, así como el resto de adolescentes conocían a la menor que aparecía en el vídeo, y por ello debían saber que es menor de edad, por lo que cabría la responsabilidad por este tipo de delito también.

La Policía, ante esta práctica de envío de contenidos muy íntimos, tales como fotos o vídeos propios en actitudes sexuales, desnudos o semidesnudos, conocido como ‘sexting’, ha advertido de que pueden conllevar un grave riesgo, puesto que una vez compartidos dichos contenidos se pierde el control sobre el mismo, y puede ser utilizado como chantaje por la persona que lo recibió, o por un tercero que obtuvo dichas imágenes al recibirlas u obtenerlas al apoderarse del móvil en el que se almacena.

Así, recuerdan que, pese a que estos actos son realizados de forma voluntaria por quien los envía a quien quiere, no presta el consentimiento para que los mismos sean compartidos con otros, por lo que constituye un delito contra la intimidad.