‘Pichurry’, de ‘Ven a cenar conmigo’, atropelló mortalmente a un futbolista y se fugó a un puticlub

Pidió un taxi para desplazarse a un bar de copas y continuar bebiendo
'Pichurry' atropelló mortalmente a un futbolista en Oviedo y se dio a la fuga para seguir bebiendo e ir a un club de alterne | Cuatro

 

El pasado mes de mayo murió Mamel, futbolista profesional, tras ser atropellado en Oviedo por ‘Pichurry’, o Iván González, el conocido asturiano de 34 años que participó en el ‘reality’ de Cuatro ‘Ven a cenar conmigo’. En ese momento los investigadores comprobaron que el hombre conducía a gran velocidad y, además, dio positivo en las pruebas de alcoholemia –superando tres veces la tasa permitida, aunque seis horas más tarde del accidente–, cuando arrolló al futbolista, quien salió despedido a 21 metros. A continuación, ‘Pichurry’ se dio a la fuga.

Tras el atropello siguió bebiendo y fue a un club de alterne

Según ha informado ‘El Español’, ‘Pichurry’ iba muy borracho mientas conducía de madrugada el vehículo con el que atropelló a Mamel a las 3.30 de la madrugada del 26 de mayo. Tras el suceso, omitió su deber de socorro, dejó el coche aparcado y pocos minutos más tarde entró en un bar de copas a las afueras de la ciudad. Los testigos han explicado que llegó muy borracho, «iba muy pasado», pero siguió bebiendo.

La primera versión de los hechos sostenía que el hombre se fue a casa después del atropello, pero en realidad estuvo en un bar de copas al que llegó mediante un taxi. Según explican los testigos, ‘Pichurry’ habría confesado en parte los hechos al admitir que había cometido algo  «muy grave». Sin embargo, continuó bebiendo hasta empezar a provocar algunas clientas, sobre todo con una en concreto, por lo que el dueño del local lo echó.

Ante esto, ‘Pichurry’ pidió otro taxi y se trasladó hasta Siero, a unos veinte kilómetros de distancia, para acudir a un local de alterne, aunque no han trascendido los detalles de esta visita, y finalmente llamó a otro taxi para volver a casa, pasadas las nueve de la mañana, donde ya se encontraban los agentes de policía esperándolo, pues un testigo había tomado una foto del vehículo que atropelló a Mamel, así como las cámaras de seguridad de la calle.