Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un grupo de jóvenes se negó a ayudar al niño muerto en Nochevieja en Gijón

La madre de la víctima salió con su hijo en brazos a pedir auxilio, pero los usuarios del único coche que circulaba por la calle se negaron a detenerse
La Policía Local de Gijón llevó al pequeño hasta el Hospital de Jove | Cedida

 

Un grupo de jóvenes podrían haber auxiliado, y quien sabe si salvado, al niño de tres años fallecido en Gijón en los primeros minutos del 1 de enero, tras atragantarse comiendo las uvas de Nochevieja. Sin embargo, se negaron a ayudarlo, favoreciendo a la consecución de la tragedia.

«No queremos líos», le respondieron el grupo de muchachos, desde el interior de su vehículo, a la madre de la pequeña víctima. Ella había salido a la calle en busca de socorro y de alguien que pudiera acompañarla al hospital, pero ellos rechazaron la petición.

La mujer salió a la calle con su hijo en brazos y al abalanzarse contra el coche, sus usuarios contestaron con un escueto «no podemos». Acto seguido abandonaron el lugar, dejando al pequeño a la espera de la peor de las suertes.

 

 

Trágica Nochevieja en Gijón

El cambio de año de 2018 a 2019 será tristemente recordado por una familia residente en Gijón. Un niño de tan solo tres años de edad murió instantes después de las tradicionales Campanadas de Nochevieja, después de atragantarse con una de las uvas que tenía que comer.

La madre del pequeño le había preparado un vaso con tan solo cuatro uvas, sin pepitas, con las que pudiera celebrar las Campanadas con el resto de su familia. Sin embargo, una de estas pequeñas piezas de fruta fue la que se atragantó en su garganta, acabando definitivamente con su vida.

 

Reanimación cardiopulmonar sin éxito

Después del desagradable desplante del grupo de jóvenes, la madre del pequeño pudo localizar una patrulla de la Policía Local de Gijón, que llevó rápidamente a la joven víctima hasta el Hospital de Jove, donde le aplicaron las correspondientes técnicas de reanimación cardiopulmonar.

A su llegada al centro sanitario, el niño, de tan tres años de edad, ya carecía de pulso. Sin embargo, los efectivos sanitarios trataron de recuperarlo durante más de una hora de actividad. A pesar de eso, cualquier esfuerzo fue inútil y solamente pudieron confirmar la muerte del pequeño.

Sin lugar a dudas, una triste historia para arrancar este 2019, que llega con una de las tragedias más sonadas en una Nochevieja y que seguro servirá como ejemplo para extremar precauciones en las próximas celebraciones

Comentarios