Los autores de la paliza mortal a David: Tres jóvenes futbolistas que «no fuman», según su abogado

De 18 y 19 años, militaban en clubes asturianos y dicen que la víctima se pusó agresivo
Los tres detenidos militaban en clubes asturianos de fútbol | El Español

 

Tras las informaciones aparecidas en los medios, que estrecharon el cerco sobre ellos, finalmente se entregaron los tres jóvenes los autores de la paliza mortal a David Carragal; el joven, de Cudillero y de 33 años, que murió a golpes tras negarse a darles tabaco. Sorprende la juventud de los detenidos pues solo cuentan con 18 y 19 años. 

Según explica 'El Español', responden a las iniciales R.B., J.C. y A.S. Los tres eran amigos y coincidían por su pasión por el fútbol. Los dos primeros de Llanes y el tercero de Colloto, muy cerca de Oviedo, eran conocidos por militar en importantes clubes asturianos como el Club Deportivo Llanes o el Ribadesella. Deportistas, fornidos, uno de ellos de «elevada estatura», por estos hechos alegan que es imposible que la agresión pudiera tener algo que ver con el tabaco.  

No conocían de nada a David

Solamente uno de ellos reconoce haber participado en la agresión, concretamente dice ser el autor de la patada que pudo acabar con la vida de David. Aun así, afirma que no puede asegurar que esta alcanzará al joven de Cudillero. 

Su relato de los hechos difiere mucho de lo que se había publicado hasta el momento. Ellos mismos confiesan que su decisión de entregarse este mismo lunes vino dada por la presión policial. Aun así, mantienen que en ningún momento dieron la brutal paliza a David. Según ellos, tuvieron un «encuentro casual» con el joven durante las fiestas de La Florida de Oviedo. 

David, a la derecha, falleció por los golpes recibidos en la cabeza   | Facebook (Lliliana Gonzalez Alvarez)

 

La versión de su abogado es que por su condición de deportistas es imposible que le pidieran un cigarrillo a David. «No fuman», asegura. En su declaración, explican que el fallecido se puso agresivo y comenzó a increparlos porqué uno de ellos miró a una de las dos amigas que le acompañaban. 

Pese a su versión de los hechos, la realidad es que David perdió la vida, víctima de los numerosos golpes recibidos que le provocaron graves traumatismos craneoencefálicos. La Policía, pero, no ve «ensañamiento». Piden más información a otros posibles testigos para discernir entre «las discrepancias» entre las dos versiones.    

Tras estar dos días en el calabazo, este miércoles pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo. El autor confeso de la patada ingresó en prisión por un delito de homicidio doloso, los otros dos quedaron en libertad acusado de omisión del deber de socorro. 

 

Comentarios