Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

MADRID

Una madre salta al vacío desde un 2º piso y con su hija de 2 años en brazos

ÚLTIMA HORA

Dos muertos al estrellarse una nave del Ejército del Aire en el Mar Menor

Detenidas cuatro personas implicadas en el crimen pasional del concejal de Llanes (Asturias)

La primera investigación duró poco al plantearse rápidamente el crimen pasional entre los investigadores
Javier Ardines, concejal asesinado de Llanes, Asturias | Eldiario.es

 

El caso del asesinato del concejal de IU de Llanes (Asturias), Javier Ardines, llevado a cabo el 16 de agosto a escasos metros de la puerta de su casa ha dado un giro total. Las primeras sospechas se implementaban en el móvil político y laboral, es decir, que alguna de las amenazas de muerte realizadas a los políticos hubiese acabado cumpliéndose. Pero, paralelamente también se llevaba a cabo otra investigación que, contra todo pronóstico, tomó mucha relevancia: el móvil pasional.

Así pues, se empezó a barajar la posibilidad de que el crimen hubiese sido de carácter pasional o sentimental, en lugar de seguir pensando en un crimen político. Según fuentes de la investigación, Ardines tenía una relación sentimental con la prima de su mujer de Amorebieta (Vizcaya), a 200 km de Llanes.

Tras varias pesquisas, los investigadores están convencidos que el crimen es un crimen pasional organizado por el marido de dicha prima de Amorebieta. Este hombre, el marido de la prima de su mujer, con la ayuda de otro ciudadano de nacionalidad española, contrataron a dos personas de nacionalidad argelina para llevar a cabo el asesinato al descubrir la relación que Ardines mantenía con su mujer.

Así, la Guardia Civil ha iniciado las detenciones de los que consideran sospechosos del asesinato de Javier Ardines, ya sea por su implicación directa, es decir, las personas que llevaron a cabo el asesinato del concejal, como también de las personas que han tenido una responsabilidad desde la distancia, es decir, los ideólogos del plan para acabar con la vida de Ardines.

Con todo, se han llevado a cabo cuatro detenciones y se están investigando cuatro domicilios. Tres de los detenidos han sido capturados en Vizcaya, otro ha sido capturado en Suiza, y se espera su extradición para poder ser juzgado en el país en el que ha cometido el crimen.

Las detenciones vienen derivadas de una investigación muy compleja que ha llevado medio año de pesquisas y de interrogantes, pero que finalmente a los miembros de la UCO (Unidad Central Operativa) de la Guardia Civil, les ha servido para esclarecer lo que piensan que es el entramado de un caso de crimen pasional.

Las primeras investigaciones apuntaban a un motivo laboral

La investigación que más peso ha acabado teniendo no ha sido la primera planteada | España Diario

 

Muchas personas apuntaban que, de primeras, parecía claro que el asesinato de un político de izquierdas convencido y que, además, tenía una carrera inusual, fuera por un móvil de poder o para evitar que publicara o hiciese público algún tipo de información sensible para otros grupos parlamentarios.

De hecho, se llegó a argumentar que, a raíz del crecimiento de la derecha radical en nuestro país, se habían incrementado el número de amenazas de muerte recibidas por los políticos de izquierdas de Asturias.

Así, a la alcaldesa de Riosa (IU) le llegaron amenazas de muerte, que posteriormente denunció. A José Manuel Puello, compañero de la alcaldesa, le rayaron el coche con las siglas D.E.P.. También se halló quemado y calcinado el coche del exalcalde de Cangas (IU).

Por último, Fernández del Páramo (Somos), recibió una amenaza escrita junto a un cuchillo en su lugar de trabajo.

Cabe recordar que el territorio de Llanes ha sido gobernado durante los últimos 28 años por el PSOE. Esto ha significado otro motivo para pensar o plantearse en algún momento de la investigación el crimen político.

Muchos pensaron que Ardines pretendía destapar toda una serie de corruptelas ejercidas, presuntamente, por el partido que ha regentado la zona durante casi tres décadas.