Un hombre denuncia a un doctor por negligencia tras la muerte de su mujer en Lugones, Asturias

Germán se presentó en la consulta con una urna de cenizas, jabones para «limpiar la conciencia» y 100€ como pago de una consulta «de 3 minutos», entre otros regalos
Germán denunciará al doctor que «mandó a casa sin mirar» a su mujer, María Luisa, quien falleció a las tres horas | Pixabay

 

María Luisa murió un día antes de jubilarse, tres horas después de que en el centro de salud de Lugones (Asturias) la mandaran a casa sin examinar el dolor de cabeza que sufría desde hacía tres días. Su marido, Germán, ha anunciado que denunciará al doctor que atendió a su pareja por negligencia, tras restarle importancia a la fuerte cefalea de la mujer.

Sufría de fuerte dolor de cabeza desde hacía días

Los hechos tuvieron lugar este pasado 5 de agosto cuando María Luisa, de 61 años, fue al centro de salud por un fuerte dolor de cabeza, explicó Germán. Según adelantan en ‘El Comercio’, el hombre ha detallado: «Vinimos por Urgencias para no tener que pasar por el protocolo del hospital, pero el doctor se molestó muchísimo porque teníamos que haber pedido vez, así que la mandó para casa sin mirar», solo recetándole unas pastillas. Por lo que la mujer «se sintió muy avergonzada por la respuesta del médico».

Tres horas más tarde, María Luisa falleció en su casa. Su marido no descarta que hubiera ocurrido igualmente, a la espera de los resultados de la autopsia, pero ahora reivindica que podrían «haberlos tratado como personas». El hombre lamenta lo ocurrido, pues la pareja tenía planes ahora que ella estaba a punto de retirarse: «Teníamos la vida resuelta para marchar y ahora todo se desmorona». Además, María Luisa era la encargada de llevar el hogar, por lo que Germán se siente «sin nada» sin ella.

Así, este viernes por la mañana, Germán ha acudido al centro de salud de Lugones con una bandeja en la que llevaba una urna con cenizas, así como varios regalos para el doctor que no los atendió adecuadamente: Unos jabones para «limpiar la conciencia», cien euros como pago de una consulta «de tres minutos», varios capullos de flores y una invitación para alojarse en el hotel Las Viñas, propiedad de la pareja. Todo ello «por la gran atención prestada en la consulta» y ahora Germán ha trasladado el caso a los tribunales.