José Antonio, el empresario vasco que fue a una cita sexual falsa a Zaragoza y acabó enterrado vivo

Fue víctima de Angelin Candy, una venezolana de 34 años, y su novio M. Achraf, marroquí de 35 años
La familia de Jose Antonio denunció su desaparición el 8 de septiembre | CNDES

 

Todos los compañeros de José Antonio Delgado Fresnedo se sorprendieron cuando este no acudió a su trabajo la mañana del 8 de septiembre. Este empresario informático vasco de 54 años, vecino de Getxo (Vizcaya), había pasado el fin de semana anterior fuera de casa, después de marcharse muy ligero de equipaje, y ya no volvió. El mismo día 9 su entorno denunció su desaparición.  

La investigación de la Guardia Civil ha confirmado que fue víctima de un engaño cuando quedó con una joven para tener un encuentro sexual y que murió al ser enterrado vivo tras recibir una paliza y ser robado. Concretamente, había quedado con Angelin Candy, una venezolana de 34, para mantener relaciones sexuales en una localidad de Zaragoza. Sin duda no entraba en sus planes acabar perdiendo la vida de manera tan atroz en un descampado cercano a un polígono industrial de la localidad de Pedrola, de unos 3.700 habitantes.

🔴 ¿Te interesa esta noticia?  Pincha aquí para recibir otros sucesos antes que nadie

Una tentadora trampa para cometer los robos

Según explica la Benemérita, no era la primera vez que Angelin, junto a dos compinches, se valía de su atractivo y de internet para cometer un crimen similar, aunque no tan trágico final. Los agentes piensan que al menos hay dos hombres más que habrían quedado con la joven a través de webs de citas, en su caso José Antonio conoció a Angelin en Badoo, y habrían acabado escaldados. 

Angelin Candy, en el momento de su detención | Guardia Civil

 

A uno de ellos, lo habrían mantenido atado a un árbol durante horas. Previamente, M. Achraf, un marroquí de 35 años y el verdadero amor de la venezolana, y otro hombre les habían golpeado hasta dejarlos desorientados y abandonados en el campo. Todo apunta que con el empresario vizcaíno se les fue la mano o este se resistió en exceso. 

La avaricia de los asesinos, clave para encontrarlos

Tras encontrar el cuerpo de José Antonio, enterrado a dos metros bajo tierra, los esfuerzos de la policía se centraron en localizar a los culpables. Por suerte para los investigadores, los autores de los hechos no tuvieron mucho cuidado a la hora de actuar. 

Pocas horas después del asesinato, fueron captados por varias cámaras de seguridad «encapuchados y en distintos cajeros automáticos» sacando dinero con las tarjetas de la víctima. Parece que uno de sus objetivos al golpearlos era obtener sus números PIN. Además, no tardaron en vender el Mercedes del informático por unos 21.000 euros, muy por debajo de su valor. En la nave de Pedrola se encontraron también «pertenencias personales del asesinado y de otras dos víctimas, vehículos, armas, evidencias biológicas, dispositivos electrónicos, documentación».  

Que M. Achraf llevara un pulsera telemática por ser culpable por un delito de violencia de género, contra la madre de sus dos hijos,  ayudo a la Unidad Central Operativa (UCO) a confirmar su presencia en la zona en el momento en que se produjo el crimen. Él y su pareja fueron detenidos el pasado día 2, ella mientras se encontraba tranquila en su casa mirando 'Sálvame', según explica 'El País'. El caso sigue abierto, pues la Guardia Civil continúa tratando de localizar al tercer implicado.

🔴 Los entresijos y las peleas de SÁLVAME en DIRECTO ¡Pincha aquí!

Comentarios