Muere un empresario en Huesca tras tocarle el Gordo

Pocas horas transcurrieron desde que fue a cobrar el premio hasta que su salud se vio resentida
Uno de los ganadores de la Lotería fallece poco después de tocarle el premio | EFE

 

José Luís Rodrigo López ha muerto a los pocos después de que le tocara un décimo con el Gordo de la Lotería de Navidad en Huesca.

José Luís, que regentaba un comercio de ropa, en el que se han vestido muchos oscenses durante 62 años, ha muerto este miércoles, 26 de diciembre tras una muerte repentina a los 84 años.

Horas más tarde de cobrar el premio su salud se resintió

Según informaciones del medio el 'Heraldo', el lunes 24 de diciembre fue a cobrar el boleto. Algunos conocidos confirman que tenía dos, con lo que la suma de dinero neto que recibió cerca de 644.000 euros. Aquella misma noche, José Luís se sintió indispuesto, con lo que su familia lo llevó a Urgencias para que fuera tratado. A las pocas horas de ingresas, José Luís moría en el hospital. Fue la mañana del 25 de diciembre, el día de Navidad.

Cuando vio, días antes, que su décimo era uno de los agraciados, dijo: «Si es de la Asociación de Exalumnos de San Viator, seguro que tengo, y todos mis amigos también. (…) No me lo puedo creer». La suerte había sonreido a José Luís, ya que no tenía un solo boleto, tenía dos.

Provenía de una familia que se ha dedicado al gremio de la venta de ropa desde hacía muchos años. Su padre y su hermano crearon en 1949 ‘Almacenes Rodrigo’, que llegó a tener hasta 15 trabajadores. Se especializaban en la ropa de mujer, caballero y jóvenes de ambos sexos.

El ganador de un boleto de la Lotería de Navidad ha fallecido pocos días después de resultar agraciado | España Diario

 

En 2011 ‘Almacenes Rodrigo’ cerraba de manera definitiva tras poco más de 6 décadas al pie del cañón. Una de las razones fue la falta de relevo generacional. Las ubicaciones de sus negocios permitieron a José Luís «conocer la historia de la ciudad».

Además, recordó que el día del cierre, muchos de sus clientes «han acabado convirtiéndose en amigos. Han venido a despedirse y a desearnos que disfrutemos del futuro».