ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Denuncian a su comunidad de vecinos por no querer pagar un elevador: «Tenía que subir a casa a rastras»

Eugenio perdió las dos piernas en 2017 y se vio obligado a instalar un elevador en la escalera de su bloque
Eugenio perdió sus dos piernas el verano de 2017 | Cedida

 

La historia de Eugenio y Eva, un matrimonio zaragozano, es muy dura. Su vida era como la de cualquier otra persona hasta que en el verano de 2017 a él le diagnosticaron una enfermedad vascular grave y tuvieron que amputarle las dos piernas en apenas una semana.

«Mi marido salió del hospital sin piernas y tuvo que subir a casa a rastras durante casi un mes», ha contado su mujer, según información de ‘El Heraldo’. Al parecer, la pasividad de su comunidad de vecinos con su situación suposo un importante problema para el matrimonio, pues no se instaló a tiempo el elevador que Eugenio necesitaba en las escaleras del piso.

La comunidad a los tribunales por no querer pagar el elevador

El matrimonio es propietario de una de las 144 casas que forman uno de los conjuntos residenciales del barrio de Actur, en Zaragoza. El 90% de los pisos de esta comunidad se encuentran a diferente altura de los pasillos de entrada, por lo que a ellos se llega a través de escaleras.

El problema llegó cuando a Eugenio se le tuvieron que amputar las dos piernas. Entonces esas escaleras se convirtieron en todo un mundo para él y su mujer y la solución pasaba por instalar una silla elevadora que lo subiera hasta su casa.

Esta necesidad creó, además, un serio problema entre el matrimonio y su comunidad de vecinos, una disputa que acabó, incluso, en los tribunales. Según Eugenio y su mujer, al ser las escaleras un elemento común de la finca, debía ser la comunidad quien pagara el coste. El resto de vecinos, por su parte, no lo entendía así.

Problema por la «pasividad» de los vecinos con el caso

Hay que mencionar que, según se ha podido saber, en un principio el matrimonio pretendía pagar el elevador -que ya se instaló en la escalera- por su cuenta, sin embargo, la «pasividad» e «inacción» de la comunidad de vecinos hizo que la pareja se desesperase y acabara llevando el caso a los tribunales.

«Este hombre recibió el alta el 2 de agosto y no habían hecho absolutamente nada. De hecho, la junta no se convocó hasta el 21 de noviembre», explicó el abogado del matrimonio esta semana  al juez del caso. Al parecer, Eugenio y Eva pidieron una junta en junio de 2018 para tratar el tema del elevador, sin embargo, la comunidad no la convocó.

Por su parte, sin embargo, el defensor de la comunidad aseguró: «Aquí no estamos hablando de un conjunto de vecinos malvados e insensibles al problema de esta persona. Se debate una cuestión técnica en una esfera totalmente privada». Y es que la versión de los vecinos es que el elevador es un elemento de uso privado que debe costearse de forma particular.

Es importante destacar, respecto al caso, que los dos peritos que comparecieron en el juzgado llegaron a dos conclusiones distintas sobre quién debe correr con los gastos del elevador. El asunto, por lo tanto, todavía no tiene una solución definitiva.