ALERTA QUÍMICA

🔥 Evacuaciones y 4 poblaciones confinadas por el incendio de una fábrica de disolventes en Barcelona

URGENTE

⚖️ Proponen el segundo grado para los presos del 1-O

Candy, la asesina de Badoo que atraía 'maduritos' a su vivienda en Pedrola (Zaragoza)

Asaltó y asesinó a sus víctimas con la ayuda de su pareja Mohamed Achraf
Detenida la 'asesina de Badoo' | Cedida

Hedangelin Candy Arrieta, conocida como ‘Dulce Ángel’ en Badoo, una red social para conocer gente, fue detenida por agredir a tres hombres durante los meses de verano y permanece en prisión desde el 5 de octubre acompañada de su pareja.

A través de esta red social, esta venezolana de 34 años atraía hombres para que fueran a verla a Pedrola (Zaragoza) prometiéndoles el sexo que buscaban. Una vez allí, junto a su novio Mohamed Achraf, un marroquí de 35 años y padre de tres hijos —con antecedentes por maltratar a su ex mujer— secuestraban a los hombres y los golpeaban brutalmente para robarles.

Según avanza ‘El Periódico’, en la investigación del caso han detectado mensajes como «Me gustan maduritos». Su última víctima fue José Antonio Delgado, un informático de 54 años de Vizcaya que se había divorciado de su mujer. Los agresores le golpearon hasta dejarlo inconsciente y le robaron unos 1.500 euros y un Mercedes de alta gama que vendieron por unos 10.000 euros en Internet. Después, lo enterraron vivo en un paraje apartado de Pedrola.

Su «base de operaciones»

Muy cerca del lugar donde enterraron al informático, tenían Candy y su novio «su base de operaciones», apuntan los investigadores. Una nave en la que escondían su botín: coches, joyas y dinero que consiguieron arrebatar a las víctimas.

Candy y Mohamed se conocían hacía solo unos meses, por lo que los investigadores de la UCO intentan averiguar cuánto tiempo llevaba actuando esta pareja. También buscan averiguar el objetivo por el que la acusada vino a España y si pudo formar parte de alguna red de prostitución. Lo que sí que saben es que, a juzgar por sus fotos en redes sociales, no llevaba una mala vida.

Fuentes del caso han apuntado que Candy no se trataba de una simple cómplice: «Ella tomaba la iniciativa, elegía a una víctima en Badoo sin buscar un perfil concreto, solo buscaba que el hombre aparentara tener un alto poder adquisitivo. En realidad no quería un ligue ni un novio, sino una presa fácil. Siempre era ella quien contactaba con las víctimas y no al revés».

Con su primera víctima no acertó. Se trataba de un rumano de unos treinta años, a quien Candy, su pareja y un tercer cómplice de Barcelona atracaron y robaron, sin emplear armas de fuego. Solo consiguieron sacarle 50 euros pero se quedaron con su coche, un Renault Clio que vendieron por piezas para obtener más beneficio.

Con el tiempo, su selección de víctimas era cada vez mejor, por lo que la segunda fue un empresario de 58 años de Navarra y divorciado, al que le asaltaron y robaron unos 1.000 euros. Tal y como ha informado el hijo de la víctima, en ese entonces ella se hacía llamar 'Bella' y «apenas daba información sobre sí misma, solo colgaba muchas fotos de cuerpo entero, ligera de ropa. Desde la primera conversación, fue al grano».

La venezolana consiguió que «dejara de pensar con la cabeza», dado que el hombre estaba sorprendido de que una mujer quisiera verle tan rápido. Para ello le enviaba mensajes zanjando el tema y diciéndole: «Me gustan los maduritos».

Candy Arrieta, conocida en Badoo como 'Dulce Ángel' | Facebook

Amenazaron con cortarle un dedo a la víctima

La agresión sucedió el 4 de septiembre, cuando el empresario viajó hasta Pedrola, donde una amiga de Candy les llevaría a un hotel para consumar su encuentro. En esa espera, «un hombre delgado, moreno, con gorra y que entremezclaba los acentos árabe y latino» le dio un golpe en la cabeza con una llave inglesa.

Según expuso en la denuncia, «me ataron de pies y manos, me metieron en un cajón dentro del maletero de un coche y el vehículo se puso en marcha por un camino. Después pararon el coche, pusieron música a volumen alto y abrieron el  maletero. Entonces me pidieron el código pin de mi tarjeta de crédito». Tras intentar sacar dinero del cajero, le amenazaron con cortarle un dedo si no se ponía en contacto con su familia para pedirles 12.000 euros. Finalmente, le rebajaron la cantidad exigida a 3.000 euros.

En su encuentro con la tercera víctima extremaron precauciones y el nivel de violencia, dado que están acusados de asesinar de forma brutal. Además, fuentes judiciales informan que  Candy tiene una gran capacidad para «adaptarse a las circunstancias y manipular a las personas para conseguir algo, sobre todo si se trata de hombres». Así, pidió una vivienda a través de Twitter a Hugo Chávez en 2015, y asilo político en España, ya que decía ser una refugiada..