En venta la casa donde Bernardo Montoya asesinó a Laura Luelmo

La familia asegura que quiere liberarse de los gastos que genera la vivienda que tienen en El Campillo, Huelva
La familia Montoya quiere vender la casa donde Bernardo asesinó a Laura Luelmo | EFE

 

Para que «ningún Montoya vuelva a pisar el pueblo». La familia de Bernardo Montoya, asesino de la joven Laura Luelmo, ha puesto a la venta la casa de El Campillo, Huelva, donde se cometió el crimen el pasado mes de diciembre por solo 6.000 euros, un precio «muy por debajo del valor de mercado».

Según ha informado uno de los hermanos del presunto asesino de la profesora zamorana a ‘El Periódico’, así lo han decidido pues solo quieren «deshacerse de una vivienda que no utilizan y que genera gastos». Además, niega que el dinero sea para «pagar al abogado de Bernardo», tal como se dice.

    En venta la casa donde Laura fue asesinada

    La vivienda cuenta con setenta metros cuadrados repartidos entre dos habitaciones, una cocina, un salón y un baño grande, así como un terreno en el cual se podría construir un garaje. Los dueños admiten que está «un poco deteriorado, pero tiene posibilidades» y aseguran que la quieren vender desde hace años, pues solo Bernardo hacía uso de la casa cuando salí de permiso de la cárcel, mientras el resto de la familia no la disfrutaba.

    Piden al ayuntamiento de El Campillo que compre la vivienda para que ningún Montoya vuelva al pueblo | EspañaDiario.es

     

    Por ello, el hermano de Bernardo ha explicado que «es tontería seguir pagando la contribución y otros impuestos de una casa que no se usa». Sin embargo, el hombre también ha admitido que ahora ese lugar está «marcado» por el crimen de Laura Luelmo y su fachada ya es conocida por todo el país, pues en su interior la Guardia Civil encontraron sangre  de la joven asesinada.  

    Piden al Ayuntamiento que compre la casa

    La familia Montoya también ha hecho una oferta al Ayuntamiento para que les compre la casa: «Sabemos que muchos vecinos no quieren que ningún Montoya vuelva a pisar el pueblo. Si el ayuntamiento quisiera comprarnos la casa, podrían evitarlo y, al mismo tiempo, construir algo bueno allí para el pueblo. Estamos dispuestos a negociar con ellos el precio».

    Asimismo, en cuyo caso finalmente no se encontrara comprador, la familia ha explicado que finalmente deberán encontrarle alguna utilidad a la vivienda, por ello han informado: «Algunos de mis hermanos viven en Cataluña, pero tienen ganas de mudarse con nosotros, así que si no podemos vender la vivienda, se instalarán allí. Tenemos derecho y no tenemos culpa de lo que pasó allí».

    Una venta quizá complicada como está ocurriendo con otras viviendas, como la de la finca cordobesa de Las Quemadillas donde José Bretón quemó a sus hijos en 2011 o la casa de Teo, cerca de Santiago de Compostela, donde Alfonso Basterra y Rosario Porto asesinaron a su hija Asunta en 2013, asfixiándola. A pesar de rebajar varias veces el precio de estas casas, no han logrado comprador.