ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Se registra un terremoto de magnitud 2,7 en Adra, Almería

El epicentro se ha originado a unos 10 kilómetros de profundidad
Imagen del punto exacto del terremoto en Almería | IGN

 

Un seísmo de magnitud 2.7 en la escala Richter se ha producido durante la mañana de este martes día 18 de septiembre en Almería justo en la frontera con Granada, concretamente ha sido cerca de la localidad de Adra. El epicentro se ha originado a unos 10 kilómetros de profundidad, entre la mencionada localidad y uno de los municipios vecinos, La Rabita.

El terremoto ha tenido lugar a las 10.50 horas de la mañana, según el Instituto Geográfico Nacional y de momento no hay confirmación de que se haya sentido entre la población, lo que indica que tampoco ha ocasionado daños materiales ni personales.

Diferentes terremotos en los últimos días en Granada

Hay que destacar que este movimiento de tierra se ha producido en una zona muy cercana a la de otros terremotos que ha habido durante los últimos días en Granada. Hace dos días, dos seísmos se producían en un punto muy próximo al de este martes, aunque más al norte.

Mapa con la localización de los anteriores terremotos cercanos al de hoy, marcados en amarillo y naranja | IGN

 

Muy cerca de los municipios de Cádiar y Murtas se originaban los dos epicentros de los terremotos, ambos sucedían durante la tarde noche del domingo día 16 de septiembre. Uno de ellos, el más próximo a Cádiar, tenía una magnitud de 1,6 en la escala Richter, mientras que el segundo, el cercano a Murtas, era de magnitud 2,1.

Cabe mencionar que ese mismo día, aunque bastante más al centro de Granada, se producían otros dos terremotos, uno en Armilla, de 1,7 de magnitud, y otro en la localidad de Churriana de la Vega, este algo más grande, de 2,5 en la escala Richter.

Sin embargo, el de mayor magnitud de los últimos días ha sido un seísmo que tuvo lugar el pasado jueves día 13 de septiembre, es decir, la semana pasada. El epicentro del mismo se originaba en la misma ciudad de Granada y tenía una magnitud de 3,1 a una profundidad de 1 kilómetro, cosa que hizo que el movimiento se pudiera sentir.