Los padres del niño Gabriel y la defensa de Ana Julia piden que se repita el juicio

Ambos coinciden que las palabras de la jueza influyeron al jurado, pero alegan motivos muy distintos
La defensa y la acusación del caso Gabriel Cruz piden que se repita el juicio | Cedida

El juicio por la muerte de Gabriel Cruz a manos de Ana Julia Quezada, que acabó con una condena de prisión permanente revisable, acaba de vivir un giro bastante inesperado. El pasado 30 de octubre la defensa de la acusada ya pidió que se repitiera el caso alegando que la magistrada Alejandra Dodero dio instrucciones inadecuadas a los nueve miembros del jurado popular para orientar su veredicto hacia la alevosía, un elemento necesario para acusarla de asesinato y condenar a la acusada a prisión permanente revisable.

Por otra parte, el abogado Francisco Torres, quien ejerció como acusación particular de los padres del niño ha solicitado la nulidad del juicio y que este sea repetido.  El letrado asegura que «la motivación que da el jurado no está argumentada» y no lo está porque, «nunca deliberadamente», fue «directamente inducida por las instrucciones» de la magistrada que presidió la vista. De esta manera, ambas partes coinciden en que las palabras de la magistrada antes de la deliberación afectaron contundentemente a la decisión del jurado, aunque con motivaciones muy distintas.

La defensa de Ana Julia pretende, con esta reclamación, conseguir un nuevo juicio con un jurado profesional y no uno popular y sobretodo conseguir un veredicto nuevo sin la influencia de la magistrada, la cual, según la defensa, oriento al jurado popular a presentar alevosía. Por otra parte la acusación particular de los padres del menor pide repetir el juicio porqué la exposición previa a la deliberación del jurado que realizo Dodero no dio opción a contemplar una lectura más dura de los delitos cometidos.

 

La defensa de Ana Julia Quezada también ha pedido que se repita el caso | Cedida

Los padres también piden que se repita el juicio

Además, el recurso de la acusación particular también incide en que el fallo «contiene un clamoroso error al negar los informes médicos» presentados por los peritos médicos contratados por el abogado de los padres del menor, quienes incidían en el supuesto ensañamiento de la condenada con el niño, algo que no fue tenido en cuenta en el veredicto del jurado y que podría elevar aún más la condena.

En resumen, tanto acusación como defensa creen que las palabras de la magistrada, quien señalaba la existencia de alevosía en el asesinato, llevaron al jurado particular a decidir, por unanimidad, que los hechos se habían cometido con alevosía sin dar posibilidad a una mayor condena, como pide la acusación particular o a un veredicto menos inculpatorio, como pide la defensa.